Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La alegría dentro de la pandemia: Los Mossos salvan la vida de un bebé de un mes

Un agente en prácticas, que no lleva ni un año ejerciendo como policía en la calle, se encontró de golpe con un bebé en brazos, con la cara amoratada, espuma en la boca, sin respirar y sin reaccionar

Diari de Tarragona

Whatsapp
Imagen de los agentes junto a Seynabou y su padre. EFE

Imagen de los agentes junto a Seynabou y su padre. EFE

Los tres agentes de los Mossos d'Esquadra, uno de ellos en prácticas, que ayer salvaron la vida a un bebé de un mes que se asfixiaba en Barcelona han mostrado hoy, en un vídeo que han remitido a Efe, su orgullo por su labor: "son actuaciones como estas las que dan sentido a este trabajo". 

Los tres mossos, del grupo regional de seguridad ciudadana de Barcelona, se encontraba ayer por la mañana patrullando por el barrio de Sants de Barcelona, en el marco del dispositivo sobre el coronavirus, cuando vieron a un hombre natural de Guinea, llamado Diane, que les requirió su ayuda, visiblemente alterado. 

"Cuando bajamos del coche, abrió la cuna en la que llevaba al bebé, lo sacó en brazos y se lo entregó al compañero de prácticas, que era el conductor del vehículo", ha relatado hoy uno de ellos. 

Este agente en prácticas, que no lleva ni un año ejerciendo como policía en la calle, se encontró de golpe con un bebé en brazos, con la cara amoratada, espuma en la boca, sin respirar y sin reaccionar. 

"Muy rápidamente cogió al bebé, lo volteó y le practicó un masaje de reanimación", ha rememorado hoy uno de los Mossos que intervino en esta actuación. 

La maniobra cardiopulmonar hizo efecto y permitió que se le sacara el tapón de mocosidad que tenía la recién nacida, de nombre Seynabou, que de esta forma pudo volver a respirar. 

"No hace ni un año que estoy trabajando en la calle. Nunca habría pensado que tan pronto me habría pasado esto. Estoy superorgulloso de esta labor y de haber podido salvarla vida del bebé", ha celebrado el agente en prácticas que hizo la maniobra clave para evitar que la pequeña se asfixiara. 

Cuando Seynabou volvió a respirar, los tres mossos decidieron llevarla, junto a su padre, a un ambulatorio, porque consideraron que, con la actual crisis sanitaria por el coronavirus, era mejor opción que avisar a una ambulancia. 

Una vez en el ambulatorio más cercano, les atendieron muy rápidamente, estabilizaron a la pequeña y los derivaron a otro centro, donde la doctora les certificó que, gracias a la maniobra de reanimación cardiopulmonar que hizo el agente en prácticas, el bebé se salvó, porque en unos minutos más en aquella situación se habría podido ahogar. 

"Estamos orgullosos y satisfechos del trabajo que hacemos cada día. Son actuaciones como estas las que dan sentido a este trabajo", ha insistido uno de los tres mossos, a los que hoy ha felicitado públicamente el conseller de Interior, Miquel Buch. 

Buch ha resaltado en una rueda de prensa telemática que uno de los agentes que salvó la vida a la pequeña estaba en prácticas: "Estos nuevos agentes que entran demuestran sus habilidades", ha dicho. 

Temas

Comentarios

Lea También