Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La inestabilidad política reduce la asistencia a conciertos y las entradas anticipadas

La inquietud por la zozobra institucional en Catalunya llega también al ocio nocturno. Hay menos afluencia a locales y menos consumo. También se espera a última hora antes de comprar los tickets

Raúl Cosano

Whatsapp
Un concierto en la Sala Zero de Tarragona. Foto: Luis Pérez Contreras

Un concierto en la Sala Zero de Tarragona. Foto: Luis Pérez Contreras

La incertidumbre política se nota incluso en la fiesta y el ocio nocturno. Los organizadores de conciertos han notado en las últimas semanas un cambio de tendencia. «Sí que nos está afectando. La venta anticipada de entradas ha bajado mucho. Parece como si la gente estuviera pendiente de lo que sucede y no quisiera hacer planes», cuenta Àngel Lopera, responsable de la compañía Zero Produccions y de la Sala Zero, en Tarragona. «La asistencia de la gente que sale de fiesta es más variable, va según el día, pero la venta de entradas sí es algo constatable. Cuesta más llenar los conciertos y, sobre todo, se hace a última hora, con la venta en taquilla, a diferencia de otras veces». 

Por lo que se refiere a la discoteca Totem, su propietario, Christian Compte, reconoce que también ha notado un importante descenso, que cifra en un 10%, sobre todo los viernes. «Lo que vemos es que a la gente le cuesta más animarse y desinhibirse, por lo que también consume menos», afirma el responsable de Totem Cafè.  

La situación de frenazo no se produce en los ámbitos deportivos y literario. El presidente del Nàstic, Josep Maria Andreu, recalca que la afluencia al Nou Estadi «es muy similar» a otras temporadas, y destaca que «tenemos más socios que el año pasado, cuando contábamos con 6.800 y ahora tenemos más de siete mil». Por su parte, el presidente del Gremi de Llibreters, Josep Rovira, asegura que «no hemos notado ni un aumento ni un descenso por la situación política», a la vez que «tampoco vendemos más obras de carácter político».

A la expectativa se mantiene el cine. A pesar de que la reciente edición de la fiesta del cine fue las más floja de los últimos tiempos, manda la cautela. «No notamos un gran desequilibrio. Sería demasiado arriesgado hacer asociaciones al respecto. La crisis económica llegó más tarde al cine, así que es pronto para notar nada», cuenta Josep Eduard Príncep, gerente de Ocine Les Gavarres, el principal complejo cinematográfico de la provincia. 

Temas

Comentarios

Lea También