Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La prórroga de la alarma causa un nuevo choque en el seno del Govern

El president Quim Torra rechaza de plano una medida que se aprobará con los votos de ERC

EFE/EUROPA PRESS

Whatsapp
El president Quim Torra, ayer en la reunión por videoconferencia con el presidente Sánchez y los presidentes de las comunidades. bedmar/efe

El president Quim Torra, ayer en la reunión por videoconferencia con el presidente Sánchez y los presidentes de las comunidades. bedmar/efe

La decisión de ERC de facilitar, con su abstención, la aprobación de la sexta y última prórroga del estado de alarma, ha provocado el enésimo desencuentro con JxCat, su socio en el Govern, que ve el acuerdo insuficiente y exige recuperar de inmediato las competencias y gestionar la desescalada.

El presidente Pedro Sánchez se reunió ayer por videoconferencia con los presidentes de las comunidades, a quienes comunicó que va a pedir al Congreso la «última y definitiva» prórroga del estado de alarma, de 15 días, un período que será «muy distinto» y «mucho más liviano» (ver página anterior). Sánchez explicó además que, a partir de la fase 3, las autonomías gestionarán el desconfinamiento.

El president de la Generalitat, Quim Torra, transmitió a Sánchez su rechazo a la prórroga, «por respeto» a la administración catalana y porque considera que esta situación «anula y centraliza» las competencias del Govern. Según fuentes de la Generalitat, en el encuentro Torra manifestó que «no ha existido en absoluto la cogobernanza» y que «la centralización ha supuesto lo contrario a la agilidad y la rapidez». El president señaló asimismo que «naturalmente el estado de alarma termina en la fase 3, pero lo que reclama la Generalitat, por respeto y defensa de sus competencias, es que termine mañana mismo». De cara a la recuperación económica, Torra puso sobre la mesa la necesidad de hacer efectiva ya la flexibilización del tope de déficit y situarlo en el 1%, pues el 0,2% es, en su opinión, «ridículo». Fuentes del Govern explicaron que con el 1% la Generalitat podría endeudarse hasta 2.200 millones, mientras que con el 0,2% solo serían 440 millones. Torra reclamó asimismo acabar «con el déficit fiscal que padece Catalunya, de 16.000 millones de euros anuales», y avalar una flexibilización total y sin condicionantes de los superávit y remanentes de los ayuntamientos. También exigió el pago de las «deudas históricas» de 9.000 millones del Estado con Catalunya, según Torra. En esta cifra cuenta 3.710 millones pendientes de pago por efecto de la disposición adicional tercera del Estatut y 3.418 millones no abonados de financiación de la Ley de la dependencia, entre otros.

«Ganar y liderar»

Ante la oposición de Quim Torra al acuerdo de la prórroga, su vicepresidente, el conseller de Economia Pere Aragonès, salió en defensa del pacto. El acuerdo, que la ejecutiva de ERC deberá ratificar hoy recoge también que la Generalitat participará en la gestión del fondo europeo para la reconstrucción, y que se asegurará una prestación para los trabajadores de empresas de la Conca d’Òdena que vivían fuera y que no pudieron ir a trabajar cuando ese territorio estuvo confinado.

Aunque la vuelta a la mesa de negociación entre gobiernos no está en el acuerdo para la abstención de ERC, Aragonès dijo que «las declaraciones públicas de Sánchez sobre ello son compromiso suficiente». «Fue además un compromiso de legislatura y de investidura. Nosotros hemos ido al Congreso a buscar soluciones y a trabajar por la independencia de Catalunya y la amnistía de presos y exiliados», defendió el coordinador nacional de ERC.

«Nunca aceptaré que digan a ERC qué tiene que votar», añadió Aragonès sobre las críticas vertidas por Quim Torra y la diputada de JxCat en el Congreso Laura Borràs, que considera que el acuerdo es «insuficiente» para Catalunya y «mantiene la subordinación a Madrid».

El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, con un mensaje en Twitter, respondió también a los críticos del acuerdo: «Esquerra puso su fuerza parlamentaria al servicio de la gente en la investidura: mesa de diálogo. Y Esquerra ha puesto su fuerza parlamentaria al servicio de la gente en la prórroga: fondos de reconstrucción europeos. Ganar tiene un coste. Y liderar aún más. Pero vinimos a eso».

Temas

Comentarios

Lea También