Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«La relación entre Catalunya y España cambiará para siempre»

El president de la Generalitat, Quim Torra, reúne un Consell de Govern extraordinario, pide la ayuda de la comunidad internacional y emplaza a Sánchez a negociar un referéndum

Diari de Tarragona

Whatsapp

Horas después de despedirse de los presos en Brians 2, el president de la Generalitat, Quim Torra, presidió un Consell de Govern extraordinario que tuvo como único punto del orden del día mostrar su apoyo a los procesados en el juicio del 1-O.

Torra trató de enviar una imagen de unidad, tras semanas muy tensas dentro del independentismo, y aprovechó la comparecencia posterior para lanzar mensajes tanto al Gobierno central como a la comunidad internacional. A Pedro Sánchez y a los poderes del Estado, el dirigente nacionalista les hizo una advertencia: «El juicio cambiará para siempre nuestro país y su relación con el Reino de España». Nada será igual tras la causa penal en el Supremo, según el líder nacionalista, que confía en que el juicio sirva para engrosar las filas soberanistas y superar el 50% de los votos, listón que logrará superar en las convocatorias electorales. Debe ser un acicate para una nueva fase del proceso.             

Torra invitó por enésima vez a Sánchez a buscar una salida dialogada a la cuestión catalana, pero sin renunciar a las exigencias de máximos. Reclamó «valentía y coraje» al líder socialista para que acepte una «negociación» sobre el «ejercicio del derecho de autodeterminación de Catalunya». Solo así, entiende el jefe del Ejecutivo catalán, España podrá «homologarse a las democracias plenas y avanzadas del mundo».

A la comunidad internacional
El segundo destinatario del discurso institucional que el presidente catalán pronunció desde la Galería Gótica del Palau de la Generalitat flanqueado por su Gobierno en pleno fue la comunidad internacional, a la que reclamó que salga en «defensa de los principios y valores que deben hacer del mundo un lugar más justo, más seguro y más libre», y que siga de cerca el juicio en el Supremo porque «el problema de los procesados en este juicio, el problema de los demócratas catalanes, es también un problema de la comunidad internacional y, especialmente, de la UE», afirmó en su alocución, pronunciada en su mayor parte en inglés, y el resto en catalán. «Somos ciudadanos europeos con unos derechos y unas libertades que deben ser protegidos por las instituciones comunitarias», alertó.             

Torra insiste en todas sus intervenciones desde hace meses en presentar el juicio como una causa contra la democracia y contra el derecho de autodeterminación de Cataluña y como parte de una estrategia del Estado «premeditada» para «liquidar la expresión y la voluntad democrática de los catalanes». Una estrategia con la que a su juicio se explica el uso de la «prisión preventiva como escarmiento, la «liquidación de los derechos parlamentarios más elementales», «el intento de modificación de la composición del parlamento surgido de unas elecciones impuestas», el «impedimento de la investidura del candidato propuesto por la mayoría parlamentaria» o la «continuada judicialización de la política». 

Temas

Comentarios

Lea También