Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los partidos escenifican su unión pese a discrepar sobre el pacto antiyihadista

El ministro del Interior invita sin éxito a los independentistas ERC y PDeCAT, a los nacionalistas y a Podemos, a firmar el acuerdo, respecto al que ahora son observadores

Nuria Vega/agencias

Whatsapp
El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido (3d), presidió ayer la reunión del pacto antiyihadista, tras los atentados de La Rambla de Barcelona y Cambrils. Foto: chema moya/efe

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido (3d), presidió ayer la reunión del pacto antiyihadista, tras los atentados de La Rambla de Barcelona y Cambrils. Foto: chema moya/efe

Todos los partidos políticos españoles –salvo EH-Bildu, que no fue convocado– se esforzaron ayer por obviar las discrepancias de fondo, que las hay, y proyectar por primera vez la imagen de todas las fuerzas políticas dispuestas a conjurar la amenaza del terrorismo. Este es el valor que los asistentes a la reunión del pacto antiyihadista le dieron al encuentro de ayer lunes en el Ministerio del Interior. 

La pretensión del Gobierno de que Podemos, PNV, PDeCAT y ERC se integren como socios, y no como observadores, en este foro, no obtuvo, en cambio, la respuesta que el PP buscaba.

El PDeCAT valora el ‘gesto político’ y la ‘unidad de fondo’ del pacto antiyihadista

La invitación la extendió el titular de Interior, Juan Ignacio Zoido. «Representaría esa unión y esa respuesta unitaria contra el terrorismo», apuntó. Pero tanto la formación de Pablo Iglesias como los grupos nacionalistas entendieron que ayer no era el día para entrar a detallar los motivos por los que, en 2015, ya rehusaron estampar su firma en el pacto antiterrorista. Todos coincidieron en que el objetivo de esta semana es el de visualizar que no hay fisuras en la condena de los atentados de Barcelona y Cambrils. «Hay un consenso que está por encima de este acuerdo», ensalzó el responsable de movimientos sociales de Podemos, Rafa Mayoral, que no se plantea suscribir el documento que sustenta el foro. 

Tras ‘Charlie Hebdo’

En realidad, el pacto fue construido por PP y PSOE en febrero de 2015 tras el atentado a la revista satírica rancesa Charlie Hebdo, a iniciativa del secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, y contemplaba reformas en materia penal que levantaron suspicacias en muchos de los grupos parlamentarios de la oposición.

Permanente revisable

El acuerdo entre ambas formaciones se desarrolló en una proposición de ley, cuyo primer borrador recogía la figura de la prisión permanente revisable para los actos de terrorismo con resultado de muerte, y dejaba el delito de adoctrinamiento pasivo en unos términos que resultaron demasiado generales. 

Para mantener el consenso con el PSOE, el PP accedió a emplear la expresión «máxima pena privativa de libertad» para este tipo de asesinatos. Y se especificó que sólo sería sancionable la consulta de páginas webs con contenido yihadista si se hacía con intención de integrase en una banda o perseguir sus mismos fines.   

En la práctica, los partidos más recelosos creyeron que las reformas avalaban la prisión permanente y que podían conllevar un recorte de libertades. Las «prisas» y la negociación bilateral de PP y PSOE fueron también censuradas. 

Reformar el foro

Meses después, en noviembre de 2015, los ataques en París y la disposición de Ciudadanos a sumarse al acuerdo, llevaron a los dos partidos firmantes a abrir el pacto a otras formaciones políticas. Fue entonces cuando lo suscribieron el partido que lidera Albert Rivera, Coalición Canaria, Unión del Pueblo Navarro, Foro Asturias, Partido Aragonés, UpyD y Unió. Todos ellos miraron ayer a las fuerzas restantes.

Ni el PNV ni el PDeCAT descartaron estudiar en el futuro la posibilidad pasar a formar parte del foro. Especialmente si el texto puede ser revisado, actualizado y reformado con un mayor consenso. 

El portavoz del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano, valoró el «gesto político» que ha supuesto la reunión del pacto antiyihadista y subrayó la «unidad de fondo» del encuentro, más allá de «discusiones de carácter más político» que se debatirán «más adelante».

ERC señaló que ‘ya se debatirán las disfunciones del pacto’ porque ‘ahora no es momento’

El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, expresó sucompromiso para «arrimar el hombro» contra el terrorismo, pero aún no ha decido sumarse al pacto antiyihadista y dijo que ya se «debatirán las disfunciones» porque ahora no es momento de ello.

Podemos, en todo caso, no considera un problema no figurar en el papel cuando se asiste «con lealtad» a los encuentros del pacto antiterrorista, aun como observador. Es más, defiende que esta opción que se les ha concedido es una muestra de que «los terroristas no van a tener la posibilidad de acabar con el pluralismo político». 

La portavoz parlamentaria de los socialistas, Margarita Robles, llegó incluso a considerar «accesorio» este debate, y el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, también agradeció la asistencia de los no firmantes. Ambos coincidieron en lo satisfactorio de la reunión y del contacto «permanente» mantenido en los últimos días con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Ciudadanos sí quiso, además, lanzar una propuesta con el ánimo de mejorar la operatividad del pacto antiterrorista. 

Temas

Comentarios

Lea También