Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los terroristas esperaban a secar los explosivos para atacar la Sagrada Familia

El herido en Alcanar confirma que las bombas no estaban listas y esperaban a que se secaran para convertirlas en polvo y hacerlas más potentes, aunque también más inestables

Diari de Tarragona

Whatsapp
Mohammed Houli Chemlal, el terrorista herido en Alcanar. Foto: EFE

Mohammed Houli Chemlal, el terrorista herido en Alcanar. Foto: EFE

La célula terrorista que atentó en Catalunya esperaba a que se secaran los explosivos fabricados en su casa de Alcanar (Tarragona), con 500 litros de acetona que compraron a primeros de mes, para cometer un ataque de gran envergadura a monumentos e iglesias de Barcelona, entre ellas la Sagrada Familia.

Según fuentes jurídicas, la posibilidad de un atentado inminente en Barcelona fue apuntada por Mohammed Houli Chemlal, el terrorista herido en la explosión del chalé de Alcanar (Tarragona), en la segunda de las declaraciones que prestó tras ser detenido por los Mossos d’Esquadra, un testimonio que ha sido clave para desarticular a la célula terrorista.

Se trata de una munición sensible a impactos y tan poderosa como la dinamita

Houli, que ingresó en prisión preventiva tras prestar declaración ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, explicó que los otros miembros de la célula le habían informado de que aún no estaban listos para los ataques, porque tenían que secar los explosivos.

Su propósito era, posteriormente, trasladar los explosivos en furgonetas para hacerlos detonar en varias iglesias de Barcelona, entre las que mencionaron la Sagrada Familia por ser el monumento más conocido de la capital catalana.

Según describen los expertos, el explosivo que fabricaban en Alcanar, triperóxido de triacetona (TATP), se puede dejar secar durante unas horas para convertirlo en polvo y hacerlo más potente, pero también más inestable. Una vez seco, se debe utilizar dentro de las siguientes semanas, ya que va perdiendo fuerza.

Ese explosivo puede presentar dos aspectos: seco y polvoriento, lo que lo hace extremadamente inestable, o gelificado con agua o acetona, que lo hace más estable

El TATP, conocido como «la madre de Satán» y muy usado por el Estado Islámico, se puede fabricar con materiales relativamente accesibles, como ácido sulfúrico, peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) y acetona.

Los terroristas compraron entre los días 1 y 2 de este mismo mes 500 litros de acetona, lo que hace sospechar que manipulaban este explosivo que, según apuntan los expertos en la lucha antiterrorista, pudo explotar cuando lo manipulaban debido al calor.

Tras la explosión, según algunos testigos, los restos de la casa que saltó por los aires desprendían un fuerte olor a pólvora.
Y es que este explosivo, que es casi tan poderoso como la dinamita, es extremadamente sensible a impactos, fricción y cambios de temperatura, especialmente si es almacenado como producto seco. Ese explosivo puede presentar dos aspectos: seco y polvoriento, lo que lo hace extremadamente inestable, o gelificado con agua o acetona, que lo hace más estable.

El mismo miércoles a las ocho y media de la tarde, tres horas antes de la explosión de la casa, adquirieron 15 fundas de almohada y bridas para, según los investigadores, meter las bombas.

Las declaraciones de ayer de los cuatro detenidos ante la Audiencia Nacional –uno de los cuales quedó en libertad provisional- están permitiendo a los investigadores reconstruir los movimientos de la célula terrorista, en la que desempeñaba un papel clave el imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty.

Los detenidos señalaron que el imán tenía la intención de inmolarse, por lo que la policía investiga la relación de esa circunstancia con el cinturón de explosivos hallado en las tareas de desescombro de la casa de Alcanar. La célula adquirió material explosivo como «una gran cantidad importante de clavos» para utilizar en calidad de metralla además de productos como acetona, agua oxigenada o bicarbonato; productos todos ellos hallados por los agentes en la casa de Alcanar.  

Los detenidos señalaron que el imán tenía la intención de inmolarse, por lo que la policía investiga la relación de esa circunstancia con el cinturón de explosivos

En el auto por el que adopta las medidas cautelares, el juez Andreu precisa que todos estos hallazgos dejan patente que en el chalet se estaban confeccionando artefactos explosivos «con la finalidad de cometer una acción terrorista de gran envergadura». 

Temas

Comentarios

Lea También