Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Madrid emplaza a Puigdemont a decir por qué negó el aviso

‘Si lo que quieren insinuar es que el atentado se podría haber evitado, que tengan el coraje de decirlo’, exclama el conseller Turull, ‘perplejo’ por lo que considera ataques a los Mossos

Diari de Tarragona

Whatsapp
Driss Oukabir fue conducido a declarar a la Audiencia Nacional el 22 de agosto. Foto: guillén/efe

Driss Oukabir fue conducido a declarar a la Audiencia Nacional el 22 de agosto. Foto: guillén/efe

El portavoz del Gobierno español, Íñigo Méndez de Vigo, cree que el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, «tendrá que explicar» por qué en su momento negó que los Mossos d’Esquadra hubieran recibido un aviso de la CIA alertando de posibles planes del Estado Islámico para atentar en Catalunya.

Méndez de Vigo, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, eludió ayer, ante varias preguntas relativas a ese aviso, que también llegó a las Fuerzas de Seguridad del Estado y al CNI, pronunciarse sobre «operativas». Sin embargo, opinó que el president Puigdemont tendrá que aclarar por qué inicialmente negó la existencia del aviso de la CIA y, el jueves, ante una nueva publicación periodística sobre el documento, el conseller de Interior, Joaquim Forn, admitió que había llegado una comunicación de «muy baja credibilidad».

El portavoz del Ejecutivo español hizo estas consideraciones en una intervención en la que realizó varios llamamientos a «la unidad sin fisuras» de todos los demócratas ante el terrorismo, y en la que dejó claro que existe cooperación entre las distintas fuerzas de seguridad y que los únicos culpables de los atentados son los terroristas.

El gobierno español insiste en llamar a la unidad

Se le preguntó por qué no se dio fiabilidad al aviso que los servicios secretos estadounidenses enviaron al Centro Nacional de Inteligencia español, a la Guardia Civil y a la Policía Nacional sobre un posible atentado en España, y si se puede rechazar la relación entre el mismo y los atentados que se han cometido. «Cuando se produce un atentado terrorista, hay que ser cautos y prudentes, y por tanto el Gobierno no va a hacer ninguna declaración ni comentario sobre cuestiones operativas», se limitó a decir al respecto el portavoz del Ejecutivo, y argumentó que hay un juez que investiga y que además ha decretado el secreto del sumario.

También indicó que «las cuestiones técnicas se dilucidan en la comisión de expertos creada a tal efecto, y que las políticas tienen también un marco para hacerlo, que es el pacto antiyihadista».
Preguntado sobre qué opinión le merece el hecho de que la Generalitat haya responsabilizado al Estado de no dar credibilidad a este aviso, y que considere que hay una campaña de desprestigio de los Mossos d’Esquadra y esté criticando a algunos medios de comunicación, el ministro respondió que «no debemos perder la perspectiva nunca de que los únicos culpables de los atentados son los terroristas, nadie más es responsable, y las Fuerzas de Seguridad del Estado, todas, trabajan intensamente y con eficacia en la prevención de atentados terroristas».
Méndez de Vigo recordó que «han pasado 13 años desde el último atentado yihadista en España», y que durante ese tiempo «se ha detenido a cientos de personas vinculadas a redes yihadistas», y que en los dos últimos años «se han practicado ochenta detenciones en Catalunya».

Que lo digan
El portavoz del Govern y conseller de Presidència de la Generalitat, Jordi Turull, manifestó ayer por su parte que «la absoluta mayoría» de los ciudadanos catalanes están «perplejos» ante «la campaña de intento de desprestigio» de los Mossos d’Esquadra. «Si alguien lo que quiere insinuar es que el atentado se podría haber evitado, que tenga el coraje de decirlo», señaló. Turull rechazó pronunciarse sobre las distintas informaciones periodísticas relativas al supuesto aviso de una amenaza terrorista en la Rambla por parte de la inteligencia americana a los Mossos. «No vamos a entrar más en esta campaña de intento de desprestigio hacia los Mossos», reiteró, y dijo que el conseller de Interior, Joaquim Forn, y el mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, ya han dado explicaciones «muy claras» al respecto. 

«Gente que publica cosas después dice ‘no, este documento no lo hemos recibido, sino que lo hemos hecho nosotros, lo hemos medio traducido’, y aparece otro documento que ya no cita a los Mossos... Estamos perplejos. No vamos a entrar más. Queda muy clara cuál es la actuación tanto de prevención de los Mossos, que es muy importante, como la que hicieron después de los atentados». Turull consideró «inaudito» que «los mismos que nos niegan, o no nos dejan entrar en la Europol, hablan como si cada día estuviésemos en contacto con la CIA». 
Susto en la L3 del Metro

Los Mossos d’Esquadra investigan la composición y origen de un líquido que apareció ayer en un convoy de la línea 3 del Metro de Barcelona y que causó una irritación leve en los ojos a un conductos. El incidente ocurrió en la estación de Lesseps –que a causa de las obras es final provisional de esta línea–, cuando todos los pasajeros ya habían bajado. El conductor caminaba hacia el otro extremo del convoy cuando vio el líquido sospechoso. Al acercarse, sufrió la irritación.  Los Mossos acordaron con Transports Metropolitans de Barcelona suspender el servicio entre Diagonal y Lesseps. Poco antes del cierre de esta edición, la Policía catalana atribuyó el episodio a un acto vandálico, sin ninguna relación, por tanto, con el terrorismo. 

Temas

Comentarios

Lea También