Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Madrid investiga los permisos escolares para respaldar el 1-O

En la Moncloa inquieta el clima que se vive en las calles de Barcelona desde el miércoles, día de la operación que desmanteló buena parte de la logística para el

Diari de Tarragona

Whatsapp
Soraya reprochó que se ‘acarreen niños a las manifestaciones’. efe

Soraya reprochó que se ‘acarreen niños a las manifestaciones’. efe

En el marco de la ofensiva integral al referéndum, Iñigo Méndez de Vigo solicitó ayer a la Alta Inspección del Ministerio de Educación la apertura de un expediente para investigar si los directores de algunos colegios e institutos de Catalunya están incitando a los estudiantes a participar en las protestas de las plataformas independentistas. 

El ministro portavoz trasladó así su preocupación por las informaciones que apuntan en esa dirección y rechazó que entre las labores de los docentes esté «el adoctrinamiento o coger a unos niños de poca edad y llevarlos a manifestaciones». 

Las sospechas del Gobierno se fundamentan en escritos como el de la Unión de Oficiales de la Guardia Civil, que el jueves condenó «la utilización política» de los escolares para nutrir movilizaciones frente a edificios públicos de Catalunya contra las decisiones del Ejecutivo, la Fiscalía, el Poder Judicial y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Esta asociación denunciaba en concreto una supuesta circular remitida a los padres en un instituto de Olot, Girona, que reclamaba la autorización de las familias para sumarse a las protestas. 

La posibilidad de que no sea un hecho aislado ha alertado al Gobierno. En la Moncloa inquieta el clima que se vive en las calles de Barcelona desde el miércoles, día de la operación que desmanteló buena parte de la logística para el referéndum. «¿Hasta cuándo va a seguir abusando y tensionando al pueblo de Catalunya?», preguntó ayer la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría a Carles Puigdemont, a quien reprochó el «acoso masivo» al que defiende la legalidad vigente y que se «acarreen» niños a las manifestaciones. «Es el colmo de la vergüenza», se sumó el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, que pidió a los secesionistas que «dejen de utilizar a los niños en los colegios para hacer proselitismo». 

La número dos del partido, María Dolores de Cospedal, reprochó, además, a Podemos que salgan «a la calle a protestar porque se está aplicando la ley».

‘Fueron los padres’
El departament d’Ensenyament negó que la dirección de un instituto de Olot haya enviado ninguna circular a los padres para que llevaran a sus hijos a una manifestación. «El centro no envió ninguna circular ni carta a los padres, fue una iniciativa de los padres que escribieron una petición al centro para que autorizara la salida de los alumnos», dijo una portavoz de Ensenyament. 

Respecto a la protesta frente al cuartel de la Guardia Civil de Manresa, Ensenyament aseguró que en ningún caso se alentó su participación desde el instituto sino que se trata de alumnos de bachillerato, mayores de 15 años, que durante las horas de recreo pueden salir libremente del centro y lo hicieron de motu propio.

Temas

Comentarios

Lea También