Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Millo no descarta que Madrid fuerce un adelanto electoral en Catalunya

El delegado del Gobierno afirma que la ley lo permite, y que es el propio Govern quien pone en riesgo el autogobierno

Diari de Tarragona

Whatsapp
Enric Millo es el delegado del Gobierno español. Foto: EFE

Enric Millo es el delegado del Gobierno español. Foto: EFE

El delegado del Gobierno en Catalunya, Enric Millo, lamentó los mensajes de «tono autoritario, intransigente, intolerante y, en algunos aspectos, sectario» del nuevo director de los Mossos d’Esquadra, Pere Soler

En una entrevista de Catalunya Ràdio, lamentó que según se desprende de estos mensajes colgados en su perfil personal de Twitter, «no responde al perfil que ha de tener una persona que ha de dirigir a la policía de Catalunya». 

En apuntes en su Twitter, Soler afirmó: ‘Espero que nos vayamos ya, porque me dais pena todos los españoles’, y sobre el referéndum, dijo: ‘Votaremos. ¡No lo podrán evitar!’. «Este es un mensaje autoritario, dictatorial, de una persona a la que le da igual lo que diga la ley y ha decidido que hará algo y que nadie lo podrá evitar», insistió. 

Millo lamentó que el nuevo director de los Mossos d'Esquadra "no responde al perfil que ha de tener una persona que ha de dirigir a la policia de Catalunya"

Asimismo, consideró que la dimisión del hasta ahora director Albert Batlle, es «preocupante y genera incertidumbre» ya que se caracterizó por defender que la policía cumpla y haga cumplir la ley, y cree que este debe ser el mensaje del responsable de una fuerza policial. 

«Un director al frente de Mossos que no defienda esto es preocupante y genera incertidumbre», por lo que deseó que la persona designada ratifique inmediatamente que la policía no está para cumplir órdenes políticas. 

Millo recordó que los agentes de la policía autonómica saben «que no deben obedecer una orden de un dirigente político que infrinja la ley», y confió en el mayor de los Mossos, que ha dicho que está al lado de la ley vigente. 

Referéndum 

También aseguró que «el 1-O no habrá un referéndum efectivo, con garantías y vinculante», ni tampoco se pondrán urnas como el 9-N, y que el Estado tiene medidas y recursos suficientes para impedirlo y que ya los está poniendo en práctica al impugnar cualquier decisión que vulnere la legalidad vigente y contradiga las sentencias de los tribunales. 

Millo cree que el Estado se está defendiendo de «un gobierno radicalizado que ha entrado en una deriva autoritaria y antidemocrática que ralla el fanatismo y a las personas de un Govern que está dispuesto a infringir la legalidad». 

Sobre la previsión de compra de urnas ayer, sentenció que «no se pueden comprar urnas para un referéndum ilegal» e indicó que impedirán cualquier ilegalidad. Recordó que no es necesario comprar porque hay 8.000 disponibles para procesos electorales legales. 

‘El Govern miente’

Millo lamentó que al prometer que habrá un referéndum el Govern «miente» y genera conflicto y frustración, y sobre medidas coercitivas como precintar colegios o asumir el Gobierno central el mando de los Mossos y los funcionarios, confió en que estas medidas extraordinarias no se tendrán que tomar porque no habrá un referéndum. 

Sobre si se descarta la opción de forzar la convocatoria de elecciones autonómicas, dijo: «Espero y deseo que no pase. Yo haré todo lo posible para que no pase, pero la ley lo permite y no podemos descartar nada que la ley permita hacer». 

Criticó también que la deriva autoritaria del Govern puede «poner en riesgo el autogobierno de Catalunya», e insistió en que este proceso solo acabará provocando confrontación, división y frustración, en sus palabras. 

Temas

Comentarios

Lea También