Mossos halla indicios de que Janet Jumillas está muerta

La vecina de Cornellà lleva desaparecida desde el pasado 13 de marzo y hay varios detenidos

EFE

Whatsapp
Mossos halla indicios de que Janet Jumillas está muerta

Mossos halla indicios de que Janet Jumillas está muerta

Los Mossos d'Esquadra han encontrado en la vivienda en Cornellà de Llobregat (Barcelona) donde vive uno de los dos detenidos por la desaparición de Janet Jumillas indicios de que la mujer habría fallecido de forma violenta, lo que lo convierte en el principal sospechoso de su muerte.

Según han informado fuentes próximas al caso, agentes de la policía catalana que ayer registraron la vivienda de uno de los dos detenidos, en la calle Ramon Sala Massagué de Cornellà, detectaron restos biológicos que corroborarían su hipótesis de que la mujer, de 39 años y desaparecida el pasado 13 de marzo, murió de forma violenta.

Por este motivo, a la espera de los avances en la investigación, el principal sospechoso, de nombre Aitor, nacionalidad española y 32 años de edad, pasará mañana a disposición judicial acusado probablemente de un delito de homicidio o de asesinato, según las fuentes.

El segundo detenido, de nacionalidad española, 23 años de edad y vecino de El Prat de Llobregat (Barcelona), pasará también mañana a disposición judicial, en su caso posiblemente por un delito de encubrimiento.
Los Mossos d'Esquadra detuvieron ayer por la mañana en Cornellà al principal sospechoso del crimen, que últimamente se relacionaba con Janet Jumillas, vecina de Viladecans.

En el registro de la vivienda de Aitor en Cornellà, los agentes hallaron indicios biológicos que apuntalan la hipótesis de los investigadores de que la mujer fue víctima de un crimen, por lo que ahora tratan de localizar el cadáver.

Los Mossos d'Esquadra han comunicado el hallazgo de estos indicios a los familiares de la mujer, madre de dos hijos.

Según las fuentes, el piso del principal sospechoso, que se movía en un ambiente ligado al trapicheo, es un escenario importante vinculado con la desaparición y la muerte de la mujer, por lo que ha sido clave para avanzar en la investigación de este caso, en el que el titular del juzgado de instrucción número 4 de Cornellà mantiene el secreto de las actuaciones.

Sobre el segundo arrestado, los Mossos están tratando de determinar su grado de participación, que en su caso podría ser de encubrimiento, según las fuentes.

Los Mossos d'Esquadra también registraron ayer la vivienda en El Prat de este segundo detenido.

Después de que la familia denunciara el 13 de marzo que Janet Jumillas había desaparecido, el área central de Personas Desaparecidas de la División de Investigación Criminal asumió la investigación tras descartar que fuera una fuga voluntaria.

Según han informado los Mossos d'Esquadra, la investigación permitió identificar a dos personas supuestamente implicadas en la desaparición de la mujer, por lo que ayer se estableció un operativo policial para detenerles y continuar con las pesquisas para tratar de aclarar los hechos y determinar la concreta participación de cada uno de ellos.

Desde un principio, según las fuentes, los especialistas de los Mossos trabajaron con la hipótesis de que la desaparición de la mujer fue forzosa y que podría estar muerta.

Antes de la operación de ayer, los agentes comunicaron a los familiares de la mujer que iban a practicar las detenciones y les advirtieron de que estuvieran preparados para cualquier escenario, ya que lo más probable es que se acabara certificando que estaba muerta, según las fuentes.

La mujer se desplazó el miércoles 13 de marzo a Cornellà para hacer unas gestiones en la delegación de Hacienda y después ya no se supo más de ella.

Los Mossos localizaron su coche el lunes 18 de marzo, aparcado correctamente en la vía pública en los alrededores de la sede de Hacienda en Cornellà, aunque no se apreciaba ningún signo de criminalidad.

El vehículo estaba a unos diez minutos a pie del domicilio de Aitor, que los Mossos registraron ayer durante horas en búsqueda de pistas para tratar de localizar a la víctima, incluso removiendo la tierra de las macetas que había en un patio.

Los familiares de la mujer afirmaron desde su desaparición que no habría abandonado nunca voluntariamente a sus hijos, ni tampoco dejaría de contestar a las llamadas de sus padres, que están enfermos, por lo que estaban convencidos de que detrás de su ausencia existía un móvil criminal.
 

Temas

Comentarios

Lea También