Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Catalunya Camino al 21-D

"No me consta que el Estado amenazara con sangre en la calle"

Entrevista con el exsecretario general de la Conselleria d'Interior de la Generalitat de Catalunya, Cèsar Puig. 
Whatsapp
Cèsar Puig, la pasada semana antes de la entrevista con el Diari. Foto: Lluís Milián

Cèsar Puig, la pasada semana antes de la entrevista con el Diari. Foto: Lluís Milián

Cèsar Puig ha sido, durante más de dos años, la persona de máxima confianza para los consellers de Interior Jordi Jané y Joaquim Forn. El pasado 27 de octubre fue el primer cargo cesado por la aplicación del polémico artículo 155. 


- ¿Tan mal lo hicieron en Interior  con los atentados y el 1-O que está cesada toda la cúpula de la Conselleria y de los Mossos?
Al revés, se ve que lo hicimos demasiado bien tras los atentados. Esto generó recelos porque vieron que Catalunya cuenta con una policía plenamente homologable, una estructura de estado.   

- El mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, está haciendo fotocopias sólo tres meses después de los atentados. 
Me duele muchísimo. Trapero es un policía excelente y una persona que siempre ha preservado la autonomía de los Mossos de la política. Es preocupante e injusto que algunos digan que era el brazo ejecutor de no sé qué políticas... Ha sido una pieza clave en la modernización del cuerpo.  

- ¿Cómo fue la relación con el Estado durante los atentados del 17 de agosto?
Muy bien. Desde la misma tarde constituímos una célula de crisis, que lo primero que hizo fue llamar al delegado del Gobierno para compartir la información. Durante esos días hablé a diario con el secretario de Estado. La coordinación fue leal en todo momento por las dos partes. 

- Ahora ha trascendido que el imán de Ripoll podría ser confidente del CNI. 
Lo desconozco. Me ha sorprendido, y si fuera verdad sería necesaria una explicación exhaustiva, ya que hubo un intento de desviar toda la información sobre un presunto mal funcionamiento de los Mossos, que se ha demostrado que no era cierto.  

«Tras el referéndum la comunicación con Madrid se complicó, pero nunca hasta este extremo. Debe decirse quien lo dijo, porque sería muy grave»

-‘El Periódico’ publicó que la CIA les había advertido tres meses antes sobre un posible ataque «específicamente en la Rambla» 
Fue una información sacada de contexto, en la que no se dijo que eso se envió a todos los cuerpos de seguridad, no sólo a los Mossos. Era una nota sin verificar de la que hablamos con el Estado y decidimos no darle ninguna relevancia. 

-¿Cree que podrían haber tenido más información por parte del Estado sobre el imán?
Teníamos muy poca información. 

- Tarragona organiza dentro de siete meses los Juegos del Mediterráneo. ¿Está garantizada la seguridad?
Me consta que la seguridad se está trabajando muy bien desde hace tiempo. Se tomarán las medidas necesarias para un evento que será importante. 

- ¿Sería todo más fácil si los Mossos estuvieran en la Europol?
Lo reivindicamos desde el primer día. Ha sido un gobierno independentista el que logró que el pasado mes de julio se reuniera de nuevo la Junta de Seguridad, que no se convocaba desde 2009. Se ha hecho muy buen trabajo, y en la junta se acordó iniciar el proceso para trabajar con la Europol. Aún no se ha hecho por la situación política. 

«Se ha cesado a la cúpula de Interior porque hicimos el trabajo demasiado bien. El 1-O la actuación de los Mossos fue espectacular»

- Pasados los atentados llegó el referéndum del 1 de octubre... 
Nosotros priorizamos preservar la seguridad ciudadana y el orden público. Las votaciones debían hacerse con total normalidad. 

- Tenían un mandamiento judicial. 
Y lo cumplimos estrictamente. La situación era muy compleja, pero lo hicimos espectacularmente bien. 

- Se ha dicho que tuvieron una actitud pasiva. 
Pues cerramos más colegios electorales que el resto de cuerpos de seguridad. Y sin incidentes. Y esta actitud fue la misma que tuvieron en la última huelga general, que se ha considerado que se hizo tan bien. ¿Qué diferencia hay entre las dos actuaciones?

- Los policías nacionales usaron pelotas de goma el 1-O, que están prohibidas en Catalunya. 
Sí, no comparto su actuación. Con el conseller Jané nos disculpamos e indemnizamos a todas las personas afectadas por las pelotas de goma en otras épocas. 

‘Es necesario una explicación exhaustiva sobre si el Imán de Ripoll era confidente del CNI. Nos faltó mucha información»

- Marta Rovira (ERC) dice que se frenó el despliegue de la República Catalana por la amenaza de peligro de violencia grave y de sangre en las calles por parte del Estado. ¿Le consta?
No. Si esto fuera así debería decirse también quien lo dijo, ya que sería muy grave. Espero que sea una mala interpretación. 

- ¿Escuchó nunca una amenaza así en las reuniones a las que usted acudió?
No, nunca. A partir de los atentados la relación con el Ministerio se complicó, pero nunca llegaron hasta este extremo. 

- ¿Cree que puede ser verdad?
Me gustaría pensar que no, pero no tengo elementos de juicio. 

«Yo no habría hecho la declaración de independencia del 27 de octubre. Creo que tras el referéndum se deberían haber convocado elecciones»

- Se dice que el 10 de octubre se suspendió la declaración porque había peligro de violencia en el Parlament. 
Tampoco me consta. 

- Usted fue el primer cesado por el artículo 155.
Sí, tuve este privilegio. Era lo previsible, no me sorprendió. 

- ¿Cómo ve el Procés tras el 155?
El 21 de diciembre será un punto de inflexión. Si el independentismo supera el 50% habrá una puerta abierta al diálogo, pero sin vías unilaterales. Si los partidos soberanistas se quedan igual esto ya no tendrá salida. 

- ¿Fue un error la declaración del 27 de septiembre?
Yo no la habría hecho, sino que habría convocado elecciones tras el 1 de octubre. 

Temas

Comentarios

Lea También