Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Puigdemont descarta volver a España si no tiene «garantías»

El expresident dice que retiran la euroorden por «miedo a hacer el ridículo».
 
Whatsapp
Carles Puigdemont y los exconsellers huidos ofrecieron una rueda de prensa en Bruselas.  FOTO: efe

Carles Puigdemont y los exconsellers huidos ofrecieron una rueda de prensa en Bruselas. FOTO: efe

La gran incógnita era saber si Carles Puigdemont volverá a España para ser detenido y enfrentarse a la justicia. ¿Volverá? Depende. Galleguismo ‘rajoyano’ en estado puro. El expresident mostró ayer una calculada ambigüedad asegurando que «estamos deseando» y que «ya verá si existen garantías». ¿Garantías de qué? No entró al juego, pero sí lo hizo la exconsellera Clara Ponsatí: «Si la justicia española cierra los casos penales contra nosotros y deja libres a los que están en la cárcel, estaríamos felices de volver». Él asintió.

36 días después de su primera, única y caótica rueda de prensa en Bruselas, Puigdemont volvió a convocar a los medios internacionales y españoles (a quienes tenía vetados) para valorar el escenario que se abre después de que el Tribunal Supremo decidiese retirar las órdenes de detención internacional que pesaban sobre él y los otros exconsellers huidos: Ponsatí, Toní Comín, Meritxel Serret y Lluís Puig. Todos intervinieron en la conferencia de prensa. No hay que olvidar que son compañeros de fuga pero enemigos en las urnas el 21-D al formar parte de dos partidos, JxCAT y ERC.

Estuvieron acompañados por sus abogados belgas y no dejaron de sonreír. «Hemos ganado, España ha perdido», zanjó Comín. «El Estado español ha retirado la orden de entrega porque tenía miedo de que el juez belga decidiera que lo que hemos hecho es perfectamente normal. Al Estado le ha entrado miedo a perder y a hacer el ridículo», ironizó.

Puigdemont arremetió contra el Gobierno de Rajoy: «Se creen muy valientes cuando están rodeados de amigos y fiscales afines, pero cuando están bajo el escrutinio de la mirada internacional no lo son tanto».
Lo que sí está claro es que la jugada del juez Pablo Llarena ha descolocado a los huidos. Están libres de viajar por todo el mundo, pero aseguran que de momento se quedarán en Bélgica. ¿Está preparado para hacerlo durante toda la vida?, le preguntaron. «Desde el momento en que tomo mis decisiones, estoy preparado con todas sus consecuencias», dijo. No obstante, lo fio tod o a lo que suceda el 21-D. «Sería una paradoja que los ciudadanos me eligieran diputado y president y que después del debate de investidura saliera del Parlament esposado. Una democracia madura no se lo puede permitir», señaló.

Mientras espera esas «garantías», anoche dio un mitin junto a Artur Mas en el hotel. Ambos participarán hoy en una manifestación a la que asistirán «unos 20.000 independentistas» llegados de Catalunya.

Temas

Comentarios

Lea También