Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Rajoy cesa a Puigdemont, disuelve el Parlament y convoca elecciones el 21 de diciembre

El presidente del Gobierno lo acaba de anunciar en una conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros de esta tarde.

EFE

Whatsapp
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. FOTO: EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. FOTO: EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha ordenado hoy el cese del presidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, y de todo su Govern, ha disuelto el Parlament y ha convocado elecciones autonómicas para el jueves 21 de diciembre.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que ha aprobado las medidas en Catalunya al amparo del artículo 155 de la Constitución, Rajoy ha justificado el adelanto electoral porque considera que es "urgente devolver la voz a los ciudadanos catalanes para que decidan su futuro". Y lo es también, ha añadido, para que "nadie pueda cometer ilegalidades en nombre" de los ciudadanos de Catalunya.

"Son las urnas, las de verdad", las que tienen que establecer "los controles y garantías" y "las que pueden sentar las bases de la necesaria recuperación de la convivencia entre catalanes", ha añadido Rajoy. Por eso ha defendido convocar cuanto antes unas elecciones "libres, limpias y legales, que puedan restaurar la democracia en la comunidad autónoma", ha dicho.

En las medidas que hoy ha autorizado el Senado se incluía la de que Rajoy asumía personalmente la competencia de disolver la Cámara catalana y convocar elecciones, de la que ha hecho uso hoy mismo, unas horas después de que el Parlament aprobara una resolución que, en su preámbulo, se declara un "Estado independiente en forma de república", y una segunda resolución que plantea abrir un "proceso constituyente" para redactar la Constitución del nuevo Estado.

Se trata, ha argumentado Rajoy, de no prolongar "ni un minuto más" esta situación, que ha calificado de "desgarradora, triste y angustiosa".
Unos pasos que ha considerado "necesarios e imprescindibles" para restituir un autogobierno que ha sido "liquidado por una cadena de decisiones arbitrarias y excluyentes" adoptadas por los responsables de la Generalitat.

"No se trata de suspender el autogobierno ni de intervenirlo ni de recortarlo, se trata de devolverlo a la normalidad lo antes posible", ha aseverado Rajoy, y ha hecho hincapié en que ahora se trata de "evitar más daños" y devolver cuanto antes la normalidad a la vida ciudadanos.
Los acuerdos relativos a la aplicación del 155 se desarrollan en cinco decretos, que entrarán en vigor en cuanto sean publicados en el Boletín Oficial del Estado.

El primero de los decretos es el del cese de Puigdemont, que podría incurrir en usurpación de funciones si se resiste a su cese, y el segundo el que acuerda el cese del resto de miembros del Govern, entre ellos el vicepresidente, Oriol Junqueras. A ellos se suma uno tercero por el que se fija que los ministerios asuman las competencias respectivas de cada conselleria y que adjunta un anexo con las equivalencias respectivas.

Otro decreto incluye extinciones de organismos y otros ceses, como el del personal eventual que deja de ejercer su función cuando cesa a su vez el cargo del que dependen.

El quinto decreto es el de convocatoria de elecciones en Catalunya para el día 21 de diciembre, que se publicará mañana, de manera que empieza a contar el plazo de 54 días fijado en la Ley Orgánica del Régimen Electoral General que deben transcurrir desde entonces hasta el día de los comicios.

Por ello, fuentes del Gobierno apuntan que será previsiblemente también mañana y no esta noche cuando el BOE publique el resto de decretos aprobados por el Consejo de Ministros.

Además de la destitución de los miembros del Govern, el Consejo de Ministros ha ordenado el cese del secretario general de Interior de la Generalitat, el vallense Cèsar Puig, y del director general de los Mossos d'Esquadra, Pere Soler, una medida que no afecta de momento al mayor de la policía autonómica, Josep Lluís Trapero, investigado por sedición.

Igualmente, el Ejecutivo ha ordenado el cierre de las "embajadas" catalanas en el exterior y el cese de los delegados en Bruselas y Madrid, lo que afecta a las representaciones de la Generalitat en Alemania, Francia y Suiza, Reino Unido e Irlanda, Austria, Italia, Unión Europea y Estados Unidos.

También ha ordenado la clausura del patronato de Diplocat, una entidad público-privada al servicio del Govern para impulsar la proyección internacional de Catalunya.

Rajoy, en una declaración sin preguntas, ha dado las gracias a los líderes del PSOE, Pedro Sánchez, y de Ciudadanos, Albert Rivera, por el apoyo compartido a las medidas del 155, así como a los otros partidos que hoy han respaldado al Gobierno en el Senado.

El jefe del Ejecutivo ha subrayado que las decisiones han sido tomadas desde la "prudencia y la serenidad" para aplicar de forma "pacífica" las medidas del artículo 155.

"Son estas horas de ánimos exaltados en las que importa mucho la prudencia y serenidad", ha asegurado el presidente, quien ha garantizado que el Estado dispone de medios suficientes recuperar la normalidad y disolver cualquier tipo de amenaza sobre la convivencia "de forma pacífica y moderada".

Ha considerado que la decisión del Parlamento catalán constata que se han impuesto "los partidarios de cuanto peor mejor, los que han llevado a Catalunya a un callejón sin salida" y además han liquidado "un catalanismo integrador y pactista que fue motor de progreso en toda España".

Por eso, ha querido lanzar un mensaje de "tranquilidad y esperanza" a los españoles al señalar que ha quedado demostrado que el Estado de derecho tiene instrumentos para defender "la ley y los derechos de todos los españoles".

"Los españoles estamos viviendo una jornada triste en la que la sinrazón se ha impuesto a la ley y ha derribado la democracia en Cataluña", ha dicho, antes de reprochar a los independentistas su falta de respeto a los derechos de la mayoría.

Según su criterio, las medidas responden ante ese comportamiento de quienes "pretenden imponer por la fuerza de los hechos consumados el secuestro inadmisible de la mayoría de los catalanes", ha explicado, y el "hurto de una parte del territorio a la mayoría de los españoles".

 

Temas

Comentarios

Lea También