Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Rajoy mantiene que descarta hablar con quien plantea un ‘chantaje tan brutal al Estado’

Pablo Iglesias, el FC Barcelona o la Iglesia son sólo otros ejemplos de quienes se han ofrecido para hacer de mediadores

Agencias

Whatsapp
foto_3229468.jpg

foto_3229468.jpg

Tres días después del 1-O se sucedieron ayer los llamamientos al diálogo y los ofrecimientos a mediar entre el Gobierno y la Generalitat, aunque el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ya dejó claro que no puede hablar con quien chantajea al Estado.

Llamamientos que llegaron un día después del mensaje institucional del Rey, en el que Felipe VI advirtió de que, ante la situación «de extrema gravedad» en Catalunya, los «legítimos poderes del Estado» deben asegurar «el orden constitucional».

El líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, tras celebrar una mesa de partidos con fuerzas nacionalistas, pidió en vano a Rajoy y al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que pacten un equipo de mediadores de su confianza para desbloquear el diálogo.

Fuentes del Gobierno indicaron que Rajoy agradecía el gesto de Pablo Iglesias pero que rechazaba esa propuesta por considerar que no puede hablar con quien ha planteado un «chantaje tan brutal al Estado», en alusión a Puigdemont.

Una decena de entidades catalanas crean una comisión para dar salida al ‘clima de tensión’

Iglesias habló con Rajoy para transmitirle su iniciativa y el jefe del Ejecutivo le explicó que lo que tiene que hacer Puigdemont es renunciar a la declaración unilateral de independencia, que «no es negociable».
Mientras tanto, ayer trascendió que Rajoy se entrevistó el martes por la tarde con el arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, y el de Madrid, Carlos Osoro, una reunión que no fue  confirmada ni por Moncloa ni por la Conferencia Episcopal, por tratarse de un encuentro privado.

El abad de Montserrat

En Catalunya, el Govern también ha iniciado contactos con el Arzobispado de Barcelona y con el abad de Montserrat a fin de sondear la posibilidad de que en ambos casos ejerzan un rol de mediación en la cuestión catalana.

Mediación ha reclamado además la «Comisión independiente para la mediación, el diálogo y la conciliación» constituida ayer, que emplaza al Gobierno y a la Generalitat a descartar decisiones inmediatas «sobre el modelo político organizativo» y a restablecer el normal funcionamiento de las fuerzas de seguridad en Catalunya.

Representantes de una decena de entidades catalanas, entre ellas universidades y organizaciones sindicales y patronales, a las que se ha sumado el FC Barcelona, han constituido en la sede del Colegio de Abogados de Barcelona esta comisión que lidera Maria Eugènia Gay, decana del colegio, ante la necesidad urgente de buscar una salida que ponga fin al «clima de tensión» en Catalunya.

Participaron en la reunión el presidente de la Abogacía catalana, Carles McCragh; el secretario general de CCOO de Catalunya, Javier Pacheco; el de UGT, Camil Ros; el rector de la Universitat de Barcelona (UB), Joan Elias; la rectora de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), Margarita Arboix; el presidente de Pimec, Josep González; el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, el presidente de la Asociación por las Naciones Unidas en España, Eduard Segarra, y el decano del Colegio de Economistas de Catalunya, Joan B. Casas. 
También el líder del PSC, Miquel Iceta, ofreció a su partido  como «mediador» en una «negociación» entre Gobierno central y Govern de la Generalitat.

Temas

Comentarios

Lea También