Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Torrent se ofrece como mediador

El President del Parlament de Catalunya envía una carta al Gobierno en la que pide «iniciar un diálogo sincero» y propone a Puigdemont como el candidato a President para el pleno de investidura previsto para la próxima semana

Diari de Tarragona

Whatsapp
El President del Parlament de Catalunya, Roger Torrent, ayer, durante la comparecencia que realizó en la cámara legislativa. FOTO: efe

El President del Parlament de Catalunya, Roger Torrent, ayer, durante la comparecencia que realizó en la cámara legislativa. FOTO: efe

El presidente del Parlament de Catalunya, Roger Torrent (ERC), propone al líder de Junts per Catalunya, Carles Puigdemont, como candidato a ser investido Presidente de la Generalitat y ha pedido por carta al presidente del Gobierno Central, Mariano Rajoy (PP), una reunión para abordar la situación «anómala» que vive la Cámara legislativa catalana.

Tras la ronda de contactos con los grupos realizada la semana pasada, Torrent señaló ayer que Puigdemont es el único aspirante propuesto y el que cuenta con «más apoyos», pues la mayoría soberanista de JxCat y ERC mostró su respaldo y la CUP reconoció su «legitimidad» para ser «el primer candidato a la investidura», mientras que el resto de grupos expresaron su rechazo.

En un breve discurso desde su despacho de presidente del hemiciclo situado en el Parc de la Ciutadella, Torrent aseveró ser «consciente de la situación personal y judicial» que vive el 130º President de la Generalitat, que sigue en Bélgica –aunque ayer se desplazó a Dinamarca–, y sobre el que pesa una orden de detención si pisa territorio español.

En todo caso, el presidente de la formación republicana recalcó  que Puigdemont tiene la «absoluta legitimidad» para ser candidato a la Presidencia de la Generalitat e indicó que su deber como presidente del Parlament es «hacer todo lo que esté en mis manos para asegurar que todos los diputados se puedan expresar libremente como representantes de la voluntad popular».

«Una cuestión política»

Torrent remarcó que la investidura es una cuestión «política» y que «la política tiene que ser el centro de todo».

«En estos momentos nos toca explorar todas las vías posibles para hacer de la política y el diálogo un objetivo irrenunciable», aseguró Torrent, quien considera que la situación de los cinco parlamentarios en prisión (Oriol Junqueras –ERC– y Joaquim Forn y Jordi Sànchez –de Junts per Catalunya– o en Bélgica (Carles Puigdemont, Lluís Puig y Clara Ponsatí –Junts per Catalunya– y Toni Comín y Meritxell Serret –de ERC–) provoca que se vean vulnerados «sus derechos de representación y los de la ciudadanía a la que representan».

El presidente del Parlament también anunció su intención de reunirse tanto con los diputados en situación de prisión preventiva como con los que se encuentran en el extranjero, entre los que citó  a Carles Puigdemont: «Hablaré con todos. Protegeré a los 135 diputados y diputadas» zanjó.

«Mi deber es proteger los derechos de participación política, porque la limitación de los derechos supondría la limitación de la soberanía del pueblo», afirmó Torrent, quien especificó que ejercerá sus responsabilidades «siendo consciente de esto». También señaló que su obligación como presidente del Parlament pasa por «defender la institución de injerencias y escenarios de paralización»

«Un diálogo sincero»

La carta que envió este lunes el presidente del Parlament, Roger Torrent, al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, propone entablar un «diálogo sincero» sobre la situación de Catalunya.

Torrent se ofrece para convertirse en el mediador que haga posible una solución

«Le tiendo la mano para abrir un diálogo sincero. Insisto en la voluntad de mediar políticamente ante el escenario de excepcionalidad democrática en que nos encontramos», explica en la misiva, firmada por Torrent. Torrent concluye la carta solicitando que esta reunión no se demore: «Le propongo que considere la posibilidad de establecer un encuentro para abordar esta cuestión a la mayor brevedad posible». 

El presidente del Parlament centra la carta en defender la candidatura de Puigdemont a presidir la Generalitat y también en lamentar la situación de los ocho diputados soberanistas encausados, tres de los cuales están en la cárcel y cinco en Bélgica. 

Torrent explica que el principal objetivo de la reunión con Rajoy es «iniciar un diálogo inmediato que ayude a resolver los problemas políticos, institucionales y de legitimidad democrática que podrían surgir en caso de mantenerse los condicionantes actuales que pesan sobre algunos de los diputados». 

Esgrime que el problema en Catalunya no es judicial, por lo que propone abordarlo por cauces políticos: «Le propongo abordar esta situación de manera directa y franca y le animo a que encontremos una solución política a la excepcionalidad de la situación».

Torrent destaca en la misiva que Puigdemont es el candidato propuesto para presidir la Generalitat, ya que es el que tiene apoyos para sumar una mayoría suficiente y que «no constan circunstancias legales que puedan afectar su candidatura o su inelegibilidad», y recuerda que no hay una sentencia firme que lo inhabilite. 

Por eso, advierte de las consecuencias que podría conllevar si no puede ser investido: «Comportaría la vulneración de derechos fundamentales que –tanto usted como yo– estamos obligados a observar y defender siempre, y en cualquier circunstancia» indica.

También defiende que investirle es «un escenario de absoluto respeto a la voluntad popular que emana de las urnas» y que su obligación como presidente del Parlament es preservar el derecho a que los diputados escojan al candidato que prefieran, y que se encuentra hoy lesionado» en el caso de los ocho diputados encausados. 

«Es una situación anómala que agrede los derechos políticos fundamentales de millones de ciudadanos e impide el normal ejercicio de la vida parlamentaria», lamenta Torrent, quien añade que incumpliría sus obligaciones como presidente del Parlament si no intenta «proteger el libre ejercicio de las funciones de todos los diputados», incluyendo a los presos y a los que están en Bélgica. 

Temas

Comentarios

Lea También