Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un policía local acusado de abusar sexualmente de su hijastra de 3 años

La fiscalía pide que lo condenen a 6 años de prisión y el procesado niega los hechos
 

ACN

Whatsapp
Imagen de archivo de un policía local. Cedida

Imagen de archivo de un policía local. Cedida

La Audiencia de Girona ha juzgado este lunes el policía local que se enfrenta a 6 años de cárcel por abusar sexualmente de la hijastra de 3 años en el domicilio familiar de Vall-llobrega (Baix Empordà).

El padre de la menor fue quien interpuso la denuncia en mayo de 2015 después de que la niña le contara que su padrastro la despertaba de la siesta restregándose le "la tita" por el cuerpo.

Al juicio el acusado negó los hechos y atribuye la denuncia a la mala relación que tenían los padres de la pequeña, que en aquel momento se encontraban inmersos en la batalla judicial por la custodia de la menor. El procesado asegura que la madre de la niña no trabajaba y que, por ello, él no se quedaba a solas con la menor ni echaban juntos la siesta.

La fiscalía acusa al policía local de un delito continuado de abuso sexual a menor de 3 años y solicita inicialmente una pena de 6 años de prisión, 6 años de libertad vigilada y que no se pueda acercar a menos de 200 metros de la menor durante 7 años. Además, también pide que indemnice a la pequeña con 6.000 euros por los daños morales causados.

Según el relato de la acusación pública, el acusado convivía con la madre de la pequeña en Vall-llobrega. Con ellos vivía la menor, una hija más pequeña que tenían en común y, también y cuando lo fijaba el régimen de visitas, las hijas que tenía el procesado de una relación anterior.

"En varias ocasiones, y siempre aprovechando los momentos que estaba a solas con la menor, le bajaba los pantalones y la ropa interior y restregaba su miembro (al que la menor se refiere como" la tita ") sobre los genitales, llegando a eyacular sobre la menor ", expone la fiscalía en su escrito de acusación.

Fue el padre de la menor quien interpuso la denuncia a finales de mayo de 2015. Según explicó el juicio, un fin de semana la niña le contó que su padrastro la despertaba de la siesta rozándole "la tita" por el cuerpo.

"Enseguida llamamos al 112 para saber qué teníamos que hacer", detalló el padre que ha asegurado que la niña lo "soltar" de manera "espontánea". El padre, además, negó que tuviera intención de perjudicar al acusado. "Una cosa era la custodia y otra esto, para mí no tiene nada que ver", dijo.

A raíz de la denuncia, el equipo de asesoramiento técnico penal -formado por psicólogos exploró la niña. Los profesionales dieron credibilidad al relato de la niña porque hacía servir palabras propias de su edad, tales como que el padrastro le limpiaba con "toallitas" un líquido "blanco".

Durante el juicio han visionado las exploraciones de la menor, también una en la que decía que era mentira que hubiera visto más el acusado después de que el juzgado de instrucción dictara una orden de alejamiento.

No se quedaba solo con la niña

El acusado ha negado los hechos. De hecho, relató que trabajaba en la policía local de Sant Feliu de Guíxols cubriendo el turno de noche y casi nunca estaba a solas con la menor.

"Alguna vez podía haber pasado pero no era habitual que la madre no trabajaba", expuso. En la misma línea, dice que no dormía la siesta con la pequeña ni tampoco utilizaban la palabra "tita" para referirse a los órganos sexuales masculinos. "En casa todo eran mujeres, no lo decíamos nunca", añadió.

El procesado sí ha expuesto que los padres de la niña tenían mala relación y estaban inmersos en la batalla judicial por la custodia de la menor. "La relación no era buena, había amenazas e insultos", ha dicho.

También subraya que hubo mal ambiente cuando la madre de la niña descubrió que la pequeña se bañaba con los hijos de la nueva pareja de su padre. En este contexto, afirma, sí la menor dijo que mientras se duchaban jugaban "a la tita" y piensa que esto pudo causar confusión en la menor.

La madre de la menor también ha declarado el juicio para defender la inocencia del acusado aunque actualmente ya no son pareja. "Confío plenamente en él, sigo estando a su lado y siempre lo estaré", dijo.

La madre también dijo que el acusado es una persona "muy cuidadosa" y nunca había bañado la niña ni había dormido. "Por eso estaba yo en casa y no trabajaba", concluyó.,La defensa pide la absolución.

Temas

Comentarios

Lea También