Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El singular velero Shtandart atraca en la Marina Tarraco

El navío, una réplica de una fragata rusa del siglo XVIII, está abierto a las visitas del público. Se trata de un barco escuela que permanecerá en la ciudad hasta mañana a mediodía
Whatsapp
El Shtandart, amarrado ayer en la Marina Port Tarraco. El barco, que se marcha mañana, está abierto a las visitas del público. Foto: Lluís Milián

El Shtandart, amarrado ayer en la Marina Port Tarraco. El barco, que se marcha mañana, está abierto a las visitas del público. Foto: Lluís Milián

Ayer atracó en la Marina Port Tarraco el singular velero ruso Shtandart, un barco-escuela que llegó a Tarragona a mediodía procedente de Cartagena y que tiene previsto dejar la ciudad mañana domingo a las 13 horas. El curioso ejemplar, réplica de una fragata del siglo XVIII, podrá pues contemplarse a lo largo de todo el día de hoy en el puerto tarraconense. Se trata de un velero de tres mástiles de 34,5 metros de eslora y 6,95 de manga que cuenta con seis tripulantes y 19 alumnos a bordo.

El navío ejerce la doble función formativa y de museo. El original fue ordenado construir por el zar Pedro I de Rusia, Pedro el Grande, en 1703, después su viaje por Europa, en el que pudo comprobar las técnicas de construcción naval empleadas por España, Inglaterra y los Países Bajos, los países que poseían las mejores flotas de la época. El Shtandart combinó las ventajas de todos ellos. La Shtandart moderna fue construida en San Petersburgo por un grupo de entusiastas voluntarios. Después seis año de construcción, el velero fue botado en 1999. El proyecto, en la actualidad, está gestionado por voluntarios que mantienen y navegan el velero.

Durante sus estancias en puerto, el Shtandart está abierto al público como museo dedicado a las tradiciones propias de los veleros. En él, los integrantes del joven equipo experimentan las condiciones de vida de marineros del siglo XVIII. Se puede por ejemplo dormir en hamacas, escalar en los mástiles o desplegar las velas.

El Shtandart lleva 15 años navegando por Europa como barco de formación a vela con un equipo joven e internacional. Junto con el equipo profesional, los aprendices participan en regatas de grandes veleros, festivales de vela y también producciones de películas históricas. El verano pasado, el Shtandart fue primero en los Baltic Tall Ship’s Races y ganó el galardón de la International Fiendship Trophy. Una vez deje Tarragona mañana a mediodía, la fragata rusa proseguirá su camino en dirección a la costa francesa.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También