Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cunillera y el sueño catarí en Eupen

El preparador físico tarraconense ha logrado el deseado ascenso a la Jupiler Pro League belga con el equipo propiedad de Aspira Zone Foundation del emir de Catar Hamad bin Jalifa Al Thani
Whatsapp
Romà Cunillera, ex del Nàstic, ha cumplido su cuarta temporada en el KAS Eupen.

Romà Cunillera, ex del Nàstic, ha cumplido su cuarta temporada en el KAS Eupen.

El pasado viernes Romà Cunillera descansaba en su casa en Eupen (Bélgica). Había sido una semana especialmente dura para el equipo del que es preparador físico, el KAS Eupen. Como en las tres temporadas anteriores habían vuelto a quedarse a las puertas del ascenso a la Jupiler Pro League (Primera división belga). Y en esta ocasión, la decepción era aún mayor. Habían protagonizado una remontada espectacular. Jornada tras jornada habían reducido distancias con el líder, el Royal Antwerp. De estar a doce puntos llegaron a presentarse al último partido de la liga de Segunda igualados en la tabla a falta del duelo decisivo en la jornada clausural del torneo que les enfrentaba. El empate final benefició un tercer equipo, el White Star Bruxelles que ganó al Patro Eisden (3-0). Se llevó título y ascenso.

Quedaba una esperanza para el KAS Eupen, propiedad de la empresa catarí Aspire Zone Foundation, que la Federación Belga denegara al White Star la licencia necesaria para competir en Primera debido a los continuos problemas del club, al que el presidente de la Liga Nacional, Guy Craybex, ha calificado de «drama para el fútbol». «Durante la semana la sensación era de pesimismo. Habían dado 24 horas más al White Star para presentar la documentación que los clubes deben presentar para obbtener la licencia y lo interpretamos como que se le daban facilidades», explica Cunillera.

A las 21.00 horas del viernes, el móvil de Romà empezó a vibrar. El comité de arbitraje deportivo había denegado la licencia. El WHite Star no podía subir a Primera. Ni siquiera seguir en Segunda. Romà Cunillera no se lo pensó dos veces. Salió corriendo hacia el Kehrwegstadion. En el bar del club se habían quedado Andreas Bleicher (consejero) y Josep Colomer (director deportivo) discutiendo con los abogados las estrategias a seguir. Cuando llegó se había desatado la euforia. Eran de Primera. La pequeña ciudad de 20.000 habitantes regresaba a la máxima competición después de su única aparición hace cinco temporadas (2010-11). «Nos lo hemos merecido por regularidad y constancia, no sólo en esta temporada sino en las tres anteriores», señala el tarraconense.

Luis García, el capitán

Ha hecho falta «mucho equilibrio psicológico» para afrontar cada semana el partido como una final. La juventud de una plantilla formada en su mayoría a miles de kilómetros de distancia (unos en la Football Dreams Academy de Senegal y otros en la Aspire Academy de Qatar) exigía una gestión aplicada por parte del staff técnico dirigido por Jordi Condom y que además de Romà cuenta con Manuel Expósito y Javi Ruiz.

La colonia española, una de las bases en las que descansa la filosofia del club del cantón germanófono de Bélgica, se completa con los futbolistas José María Cases y el capitán Luis García. El ex del RCDEspanyol ha sido una pieza clave. «Además de su calidad en el campo, su mentalidad y el espíritu ganador es impresionante. Ha tirado del carro en los momentos difíciles ofreciendo el equilibrio necesario antes de los partidos», destaca Cunillera.

El preparador físico tarraconense acaba contrato. Tiene la renovación de palabra, pero está a expensas de una reunión de los managers con el jeque propietario de Aspire Zone Foundation para definir la estrategia en esta nueva etapa. La misión de los responsables de la entidad ha sido, desde que fue adquirido en el 2012, dar salida profesional a los futbolistas formados en Doha y en Senegal. Cada año llegan jugadores de ambas escuelas a Eupen. Esta pasada temporada han llegado cuatro ?jugadores de la selección Sub21 de Catar. «Esperan que puedan ser parte del combinado nacional en el Mundial de 2022 que se jugará en su país». Uno de ellos, Akram Afif, ya ha dado un paso más, fichando por el Villarreal CF.

Romà está adaptado. «Echo de menos Tarragona, pero Eupen me ofrece un proyecto bonito. No es un equipo puntero pero estamos formando jugadores de nivel y el año que viene, ¡Jugaremos en Primera!».

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También