Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Hasta otra, querido Watson

Al final, la foto del Mobile se la ha llevado el más ´tonto´: el Nokia 3310 le ha birlado el estrellato a Reed Hastings, fundador de Netflix, mientras las inteligencias artificiales meditaban
Whatsapp
El techo del estand de IBM ´gaudiniano´ diseñado por la inteligencia artificial Watson. Foto: RS

El techo del estand de IBM ´gaudiniano´ diseñado por la inteligencia artificial Watson. Foto: RS

En la edición 2017 del Mobile World Congress, que cierra con otro récord de visitantes (108.000 personas, un 7% más) no ha habido medias tintas. Ha sido la semana del móvil más ‘tonto’ que se recuerda en años (¿aceptamos dumbphone como antítesis de smartphone?), con el relanzamiento del Nokia 3310, pero también de la Inteligencia Artificial más ‘lista’, con el desembarco y exhibición del IBM Watson.

A la imagen de los visitantes tomando una foto del dumbphone de Nokia (con su smartphone) se contrapone el techo ‘vivo’ del estand de la estadounidense, diseñado por la computación cognitiva de Watson. Cuentan desde IBM que, un buen día, alguien le dijo a Watson: «Vamos a Barcelona, diseña algo que tenga que ver con la ciudad». Y claro: salió Gaudí.

Antoni Gaudí... a la manera de Watson. Que, todo hay que decirlo, a según quién le habrá dado ciertos escalofríos. Eso es así. Porque a la interpretación libre de las formas gaudinianas que le ha dado Watson se añaden una serie de cadenas colgantes en parábola, que han estado subiendo y bajando según esta inteligencia artificial interpretaba que cambiaba el estado de ánimo y no sé cuántas cosas más de la gente que pasaba por ahí.

Pero Watson, explican, es capaz de eso y más. Introducir el perfil de Twitter (y la contraseña) de una persona le basta para sacar un patrón de personalidad en función de la historia que tenga en esta red de microblogging. Ese perfil es el que activa la iluminación del vestido de novia diseñado por Marchesa, que va cambiando de color según quién tiene delante. Aunque no siempre. A veces, Watson falla. Y se queda en blanco. Sucede.

Todos en coche a 5G

Pero todos sin excepción, desde los más tontos hasta los más listos de la feria, han venido montados en un coche a velocidad de 5G. Vehículos sensorizados, conectados y en algunos casos autónomos han campado a sus anchas por esta edición del Mobile.

La Cuarta Revolución Industrial y la Internet de las Cosas han estado también ahí, sacando la cabeza con fuerza, jaleando el alumbramiento de la tecnología de transmisión 5G, que en 2020 podría estar ya en la calle con velocidades veinte veces por encima del 4G.

Éste tenía que ser, sin embargo, el Mobile de los contenidos y de la neutralidad de la red. El relevo de Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, por Reed Hastings (fundador de Netflix) como cabeza de cartel entre los conferenciantes presagiaba un altavoz inmejorable para el grito de guerra que proclama que el contenido es el rey. Y sí, en efecto, se ha hablado de contenidos en este Mobile... pero también se ha constatado que Reed Hastings no es Mark Zuckerberg.

La foto del Mobile de este año no se la ha llevado Hastings (como sí hizo Zuckerberg en la edición anterior, desfilando risueño entre un público con los visores de realidad virtual calados). La foto de este Mobile ha sido para el más ‘tonto’ de la clase, que al final ha terminando siendo el más listo. Nokia lo ha logrado. Es sólo una foto. Pero de eso vive el marketing.

Un marketing cada vez más burbujeante. ¿Dónde estaba este año la Realidad Virtual y la Realidad Aumentada? Pues por ahí. Unos más en el pelotón. Como en su día hicieron los wearables. Aunque con mucha mejor suerte que las Google Glass.

En un año, ¿quién será el nuevo Google Glass? ¿Quién el nuevo Nokia? Hasta otra, querido Watson.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También