Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes ATLETISMO

'Va por ti, abuelo'

Mikel Besora levantó el puño en alto y miró al cielo para dedicar a Felipe su victoria en la prestigiosa Eco Trail de París. El reusense se impuso por delante de 4.000 rivales en la distancia de los 30 kms
Whatsapp
Mikel Besora, entrando a meta como vencedor en la prueba parisina. Foto: Eco Trail París

Mikel Besora, entrando a meta como vencedor en la prueba parisina. Foto: Eco Trail París

La majestuosa Torre Eiffel situada cerca de la meta fue testigo de excepción de la escena. Nada más atravesar la línea de llegada como vencedor, levantó el brazo derecho en señal de victoria señalando con el dedo hacia arriba, paró el crono y de inmediato su mirada se dirigió hacia el cielo. «Va por ti, abuelo», se dijo interiormente, exhausto como estaba después de su enorme esfuerzo en la Eco Trail de París.

El yayo Felipe, Felipe Susaño -fallecido exactamente tres años antes- hubiera estado orgullosísimo de ver a su nieto en lo más alto del podio de París. Él, que tantas veces le había animado a pelear por sus objetivos. Él, que de algún modo le inició en el fondo, cuando Mikel tenía tan sólo cuatro años, con aquellas inolvidables caminatas a pie hasta el tros de Maspujols. Desde Reus, saliendo al alba. Casi todos los sábados. Siete kilómetros para pasar la mañana entre distintos cultivos. Ahí se distraía el abuelo una vez jubilado. Y ahí lo pasaba en grande el niño, correteando arriba y abajo entre la tierra, las piedras y los desniveles del terreno. Luego quedaban otros siete kilómetros de vuelta de nuevo hasta casa.

La celebración le salió desde lo más adentro a Mikel Besora. Llevaba tiempo soñando con un momento como ése, aunque el atleta reusense de 24 años no sabía dónde iba a producirse ni en qué carrera. La capital francesa le coronó con una victoria de prestigio en la distancia de los 30 kilómetros en una cita que en su décima edición reunió a nada menos que 4.000 atletas en su distancia, y a 8.000 más entre la ultratrail (80 kilómetros) y la carrera popular (18 kms.).

Una persona muy especial

«Mi abuelo siempre me repetía que quería verme ganar alguna carrera. Siempre fue una persona muy especial para mí, de ahí esa dedicatoria», explica el propio Mikel, quien en su Facebook adjuntó el hastag #vaportiabuelo junto con otro de sus lemas motivacionales, #siempreintentosuperarme

El runner del team Borges Trail y especialista en carreras por montaña cumplió además el segundo propósito que se había marcado: batir el récord de la carrera. Lo consiguió después de acreditar un tiempo final de una hora, 57 minutos y 4 segundos que supusieron rebajar la anterior plusmarca en 20 segundos. Segundo en París fue Frank Saintillan (1.57.10) y tercero Benjamin Papillon (1.57.20). Ambos muy cerca de él, pero sin poder rebasarle.

Mikel llevaba tres meses preparándose intensamente. Por los parajes cercanos a su casa, por esos caminos del Montsant y Prades que tanto adora y que suele frecuentar; por el Pirineo catalán, a donde intenta acudir un par de veces al mes para correr en altura y en el gimnasio; sin olvidar sus jornadas laborales como bombero en la central de nuclear de Vandellòs II donde el ejercicio físico forma parte del trabajo. Unas 18 horas semanales que son las que suele invertir en entrenar.

Fue además su primera gran victoria como atleta en categoría absoluta. Como sub23 ya había demostrado su potencial al obtener como éxitos más destacados una doble victoria en la general final de la Copa Catalana de carreras por montaña;un triunfo en una de las carreras de la Copa España -y varios podios- o la victoria individual y por equipos, con el Borges Team, en el Campionat de Catalunya por equipos, así como su plata como promesa (y 41º en la general) en la Behovia-San Sebastián.

Todo ello a pesar de llevar tan sólo siete años ahora mismo compitiendo en esta disciplina a la que se aficionó gracias a su tío Jacinto Lajas, corredor amateur, que le estimuló a probar esta modalidad. Tal fue su experiencia que desde ese día Mikel la convirtió en su hábitat de vida.

Su próximo gran reto ahora es el Campeonato de España absoluto de carreras de montaña que se disputará el 25 de junio, en León, sobre una distancia de 13 kms, donde estarán en juego tres plazas para el Europeo a celebrar en Eslovenia.

Acudir a una cita internacional con la selección supone ahora mismo uno de los sueños pendientes de Miki. Otro más que cumplir y dedicar de nuevo a Felipe. Él espera de nuevo ése #Va por ti abuelo.

Temas

  • DEPORTES

Lea También