Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Catedral de Tarragona estrena la visita en braille y apuesta por la venta 'on-line'

En estos cinco años de gestión privada, la Basílica Metropolitana ha pasado de 40.000 visitantes a 136.000 en 2016. Cada año lanza nuevos productos innovadores
Whatsapp
Los visitantes pueden sacarse una foto con Francisco Plaza Milanés, un gigante del siglo XVII, enterrado en el claustro. Foto:  Expertus Turismo y Ocio

Los visitantes pueden sacarse una foto con Francisco Plaza Milanés, un gigante del siglo XVII, enterrado en el claustro. Foto: Expertus Turismo y Ocio

La Catedral de Tarragona estrena este año una nueva señalización, con información para invidentes, para que puedan conocer los secretos que esconde este espacio. El proyecto se ha lanzado en colaboración con la ONCE de Tarragona, que se ha encargado de ayudar a la empresa que gestiona este monumento, para adaptar los contenidos al sistema braille.

La iniciativa es una de las principales novedades que presenta este monumento patrimonial y religioso de cara a esta nueva temporada turística. Sin embargo, no se trata de la única. Y es que otra de las apuestas que se ha lanzado es la venta de tickets ‘on-line’ a través de la página web y que está pensada tanto para visitas individuales como para grupos de touroperadores. En el primer caso, incluso uno puede informarse sobre las visitas guiadas disponibles y hacer la reserva, en función de la disponibilidad horaria.

La tecnología, de hecho, se ha convertido en la gran aliada para mejorar la experiencia de los turistas que visitan la Catedral. Fue en 2012 cuando la empresa Expertus Turismo y Ocio asumió su gestión y, año tras año, se han introducido novedades. «Cuando empezamos la cifra de visitantes era de 40.000 anuales; el año pasado cerramos con 135.176», describe Francisco Javier Castillo, consejero delegado de esta sociedad. Apunta que la clave ha estado en «generar servicios al visitante. El primer año ofrecíamos un folleto fotocopiado y ahora tenemos 50 audioguías en siete idiomas que utilizaron el 22% de nuestros visitantes el año pasado».

Más allá, la visita puede enriquecerse con las videoguías. Por ello, disponen de treinta mini iPads con auriculares que permiten filtrar los contenidos por adultos o niños, de forma que los pequeños, por ejemplo, pueden conocer la Catedral a partir de un juego de pistas. «Esto nos permite reducir la edad media de los visitantes, de forma que hemos pasado de los 52 años a los 43, según nos dicen las 1.950 encuestas de satisfacción que hicimos el año pasado», argumenta Francisco Javier Castillo.

Las videoguías permiten jugar de forma que es el decano-presidente del Capítulo de la Catedral, Joaquim Fortuny, quien desde su casa da la bienvenida a los visitantes. Ver cómo era la policromía que había en el altar mayor, en el siglo XVI, escuchar cómo suena el órgano aunque nadie esté tocando sus teclas o identificar los más de doscientos santos son otras de las posibilidades. Sin embargo, uno de los principales atractivos está en una de las alas del claustro. Allí está enterrado Francisco Plaza Milanés, capitán de caballos coraces, que murió el 3 de febrero de 1641. Medía doce palmos, o lo que es lo mismo, 2,30 metros de altura que se aprecian a medida que éste se va poniendo en pie, permitiendo a los visitantes sacarse una foto con esta imagen virtual.

El conjunto de estas acciones ha hecho que la de Tarragona sea la única Catedral de España con el sello de Turismo Familiar y que se esté trabajando en seguir mejorando «el ciclo del viaje con el antes, el durante y el después», describe el consejero delegado de la empresa gestora de este monumento.

Las redes sociales se han convertido en aliadas, en este sentido, y la Catedral de Tarragona tiene perfil propio en Twitter a través del cual se dan a conocer algunas de las curiosidades que rodean este monumento.

Temas

  • TARRAGONA

Lea También