Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Educación

Una treintena de alumnos se examina en Reus a la caza del bachillerato francés

Realizan las pruebas para la doble titulación del Batxibac. El Gabriel Ferrater es el centro de la provincia que centraliza los exámenes
Whatsapp
La biblioteca del Institut Gabriel Ferrater se ha convertido en aula para realizar los exámenes

La biblioteca del Institut Gabriel Ferrater se ha convertido en aula para realizar los exámenes Alba Mariné

Es un reto. Un plus de excelencia para su formación. Les abre puertas. Y expectativas de futuro. El Batxibac nació en 2010 tras un acuerdo entre el gobierno francés y el español con el fin de facilitar que los alumnos pudieran tener el doble diploma –Batxillerat y Baccalauréat–. Empezó un grupo reducido y ahora ya son más de un millar los estudiantes de Catalunya que han elegido esta modalidad formativa. Esta semana, los de segundo pasan una prueba de fuego, los exámenes en francés que les llevarán a la doble titulación si logran superar el curso. Y el escenario para las pruebas en la provincia es el Institut Gabriel Ferrater de Reus, precisamente el primero de la demarcación en implantar el Batxibac. Son 28 estudiantes –400 en toda Catalunya–, de centros de Cambrils, Tortosa, L’Ametlla de Mar y los reusenses Baix Camp y Gabriel Ferrater. Valls también se ha adherido, pero está todavía en el primer curso. La prueba se realiza de forma simultánea en toda España.

Este martes ha sido el primer día de exámenes. Y de momento, la comunidad educativa lo afronta con buenas sensaciones. «Se trata de alumnos excelentes, a quienes no les importa hacer un poco más de esfuerzo para poder tener la doble titulación», explica Marisol Arbués, coordinadora de Batxibac del Institut Gabriel Ferrater. Para poder acceder deben cumplir un requisito muy concreto e indispensable: tener un nivel B1 de francés en cuarto de ESO. Empezaron, hace siete años, 21 alumnos en toda Catalunya. Ahora la cifra se ha disparado hasta los mil -600 cursan primero y 400 segundo-. Cuando terminan el Batxibac, tienen B2 de francés. «Algunos alumnos prevén ir a universidades francesas. Han ido a Montpellier, Perpignan, o se han quedado aquí, pero con este plus de formación. Tienen un mejor currículum y les da acceso a buenos empleos», remarca Arbués. E insiste en el peso del idioma en la sociedad, ya que «parece que está resurgiendo».

El martes han hecho, por la mañana, la prueba de lengua y la de literatura. Y por la tarde, la oral, que consiste en un monólogo de entre cinco y diez minutos y, luego, responder algunas preguntas. Este miércoles será el turno de la prueba de historia. Y los resultados se sabrán dentro de un mes.

Para poder impartir el Batxibac, recuerda Arbués, es el propio centro quien lo solicita, y remarca en que «supone un gran esfuerzo por parte del profesorado». Aun así, la coordinadora se muestra satisfecha: «Es un éxito. Los alumnos están muy contentos».

Temas

Comentarios

Lea También