1.140: el kilómetro maldito de la N-340

En el puente que separa las localidades de Cambrils y Mont-roig han fallecido cinco ciclistas en los últimos 11 años 

Jordi Cabré

Whatsapp
Un grupo de ciclistas circula por el punto donde el lunes hubo el accidente mortal. FOTO: Pere Ferré

Un grupo de ciclistas circula por el punto donde el lunes hubo el accidente mortal. FOTO: Pere Ferré

La muerte de un ciclista alemán el pasado lunes por la tarde ha incrementado el número de accidentes mortales con bicicleta de por medio que se han producido en este punto de la N-340. El kilómetro 1.140 de la antigua nacional parece que está maldito, con cinco muertos  incluyendo al turista alemán de 74 años que estaba alojado en un camping de Cambrils. 

Las víctimas que han perdido la vida encima de la bicicleta en este punto de la N-340 empieza en 2010 cuando un atropello masivo terminó con la vida de tres personas.

En 2013 hubo un segundo caso con un muerto y un herido grave y el lunes se repitió la historia con un nuevo deceso en este punto, el puente de la Riera de Riudecanyes, que separa formalmente los términos municipales de Cambrils y Mont-roig del Camp.

El conductor del último accidente, vecino de Mont-roig, pasa hoy a disposición judicial

El conductor de la furgoneta que atropelló el lunes al ciclista fue detenido poco después acusado de un delito de homicidio imprudente. La tasa de alcohol registrada fue de 0,88 mg/l (miligramos por litro de aire aspirado), más de tres veces la cantidad permitida por ley. El hombre, vecino de Mont-roig del Camp de 52 años, fue llevado a comisaría y está en una celda de los Mossos d’Esquadra. Hoy pasará a disposición judicial en los juzgados de Reus.

Atropello masivo

7 de abril de 2010. Un pelotón formado por unos 60 ciclistas circulaban por la N-340 al mediodía de aquel miércoles cuando una furgoneta conducida por un reusense de 57 años impactó con un número indeterminado de este grupo.

Dos ciclistas suizos de 34 y 33 años respectivamente fueron las primeras víctimas y una australiana de 35 años fallecería días después tras permanecer en estado crítico.

El conductor dio negativo en la prueba de alcohol y las causas que se especularon en aquel momento es que el motivo del impacto vino por un despiste y un esceso de velocidad. Fue acusado de tres delitos de homicidio por imprudencia.

El Porsche y la cocaína

El segundo atropello con víctimas mortales ocurrió en abril de 2013. Aquel domingo 21 un Porsche con matrícula andorrana circulaba a toda velocidad por la N-340 cuando impactó con una pareja que circulaba en bicicleta a la altura del puente de la riera. Otra vez en el kilómetro 1.140. 

El coche arrolló a los dos ciclistas y uno de ellos perdió la vida en el hospital de Bellvitge, donde llegó con pronóstico crítico. El segundo ciclista tuvo más suerte y a pesar de la gravedad de las heridas, se curó en el hospital Joan XXIII.

El conductor del Porsche dio positivo en cocaína en el drogotest que le practicaron los Mossos y se le imputó el delito de homicidio imprudente. Se quitó la vida en una vivienda d eVilafortuny años más tarde.

El último fallecido era un turista alojado en un camping de Cambrils. De hecho, la tarjeta de su bungalow permitió a la Policía Autonómica identificar el cadáver, que en el momento del atropello iba indocumentado por el maldito kilómetro de la N-340. 

Temas

Comentarios

Lea También