Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

200 años de prisión por robos y ataques sexuales a siete parejas

El agresor actuaba en descampados en torno a Torredembarra. Sólo pasará un máximo de 20 años en la cárcel

Carmina Marsiñach/Agencias

Whatsapp
Uno de los abusos junto a la playa de Torredembarra no se ha confirmado por falta de pruebas. Foto: DT

Uno de los abusos junto a la playa de Torredembarra no se ha confirmado por falta de pruebas. Foto: DT

El Tribunal Supremo ha condenado a 200 años de cárcel a un hombre por robos y agresiones sexuales a siete parejas en los años 2012 y 2013. El agresor, Eddy Alejandro, actuaba en la zona de Torredembarra y siempre lo hacía de la misma forma, con un cuchillo de grandes dimensiones y cubierto con un pasamontañas, por lo que los delitos de robo y agresión sexual tienen el agravante de disfraz.

El Supremo ratifica las condenas ya dictadas por la Audiencia Provincial de Tarragona por siete de los asaltos. Sin embargo, la sentencia del Supremo le absuelve de uno de los casos, en el que fue condenado a diez años de cárcel, el sucedido el 4 de septiembre de 2013 junto a la playa de Torredembarra. El juez no ve pruebas suficientes de que el acusado fuese autor de un robo y de tocamientos sufridos por una chica.

Aunque la condena sea de 200 años de prisión, el límite máximo que cumplirá en prisión el acusado será de 20 años. El Tribunal Supremo también le condena a la prohibición de aproximarse y comunicarse con las víctimas durante un máximo de 21 años.

La sentencia rechaza la calificación de «desproporcionados» respecto a los años de prisión decretados por la Audiencia e impone que los beneficios penitenciarios se refieren a la totalidad de las penas y no al citado límite máximo de cumplimiento.

«Veinte años es inferior a la mitad de las penas impuestas por los correspondientes múltiples delitos», argumenta la sentencia emitida ayer por el Tribunal Supremo.

De noche o de madrugada

El asaltante, que actuaba en la comarca del Tarragonès, tenía un modus operandi muy claro. Habitualmente asaltaba a las parejas cuando estaban en los coches en los descampados y lo hacía de noche o de madrugada. Les atacaba con un cuchillo, les pedía droga, los móviles y todo el dinero que llevasen encima. Según la agencia, con ánimo lascivo, habitualmente obligaba a las chicas a practicar sexo oral o que ellas se lo hiciesen a sus parejas mientras el agresor se masturbaba. Un abuso que realizaba bajo la amenaza de violar a las chicas y matar a sus parejas.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También