350 juguetes para los niños en riesgo de exclusión social de Vila-seca

El parc de la Riera acogió un corte de pelo y una sesión de Zumba solidaria

Francesc Joan

Whatsapp
Zumba para todo el mundo en un acto solidario.  FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Zumba para todo el mundo en un acto solidario. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Vila-seca volvió a demostrar una vez más su solidaridad. La jornada ‘Cap infant sense joguines’ se saldó con una notable participación, durante la matinal de ayer en el Parc de la Riera, que tuvo por objetivo ayudar a las familias con niños y niñas en riesgo de exclusión social.

350 juguetes fue el resultado final de la jornada, gestionada por la Associació Solidària Sosciatlhon en colaboración con la Creu Roja y el Ajuntament de Vila-seca y el barbero local Juan Gómez.

La jornada contó como principales actividades un corte de pelo y una sesión de zumba, ambas a cambio de la entrega de un juguete solidario, con la única condición de que no fuese sexista ni tampoco bélico. 23 peluqueros, ocho monitores de Zumba y 20 de Sosciathlon hicieron posible el evento, que se vio favorecido por la excelente climatología que invitaba a los vilasecanos a acercarse al parque.

«En total se han realizado unos 150 cortes de pelo y otros 180 personas habrán tomado parte en la Zumba. Las dos actividades han funcionado muy bien», explicó Carlos Morillo, el cabeza visible de Sosciathlon.

Añadió que la diferencia hasta esos 350 juguetes anunciados surge de la entrega directa de particulares sin tomar parte en las actividades; participaron por voluntad propia al conocer esa necesidad, después de enterarse de esta iniciativa.

Esa cifra aumentará gracias a la recaudación obtenida con las bebidas servidas en la barra de bar y en el vermut electrónico que se celebró, así como con las raciones de comida (fideuà, paella, callos...) cocinadas en este caso por la Comissió de Carnaval de Vila-seca, que igualmente colaboró en el evento.

Otros juguetes

«Ese dinero nos irá muy bien para comprar otros juguetes, como los de mesa, pensados para edades de entre 10 y 14 años; habitualmente la gente que nos entrega juguetes piensa en los más pequeños, y es normal, pero la Creu Roja tiene detectado que esa otra franja queda más descuidada», añade Morillo.

La jornada funcionó tan bien que seguramente Juan Gómez y Sosciathlon irán de la mano en futuras ediciones de esta campaña solidaria ‘Cap infant sense joguines’ que ahora ha cogido más impulso.

Hay que recordar que fue en diciembre de 2019 cuando el barbero arrancó este evento para ayudar a las familias más necesitadas de la ciudad. Durante una mañana en su local de la avenida Ramón d’Olzina la gente podía cortarse la barba y el pelo a cambio de la entrega de un juguete.

Temas

Comentarios

Lea También