Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Costa Tribunales

Absuelto un mantero que empujó a un policía local de Salou que lo quería cachear

El juez considera que la conducta del acusado es «reprochable e inadmisible», pero puede calificarse de «resistencia mínima»

ÀNGEL JUANPERE

Whatsapp
Imagen de archivo de un agente de la Policía Local de Salou en la Plaça d’Europa. El altercado se produjo en el cercano Passeig Jaume I. FOTO: ALBA MARINÉ/DT

Imagen de archivo de un agente de la Policía Local de Salou en la Plaça d’Europa. El altercado se produjo en el cercano Passeig Jaume I. FOTO: ALBA MARINÉ/DT

Un hombre que realizaba la venta ambulante sin permiso empujó a un agente de la Policía Local de Salou que le estaba cacheando ha sido absuelto por el juez de un delito de resistencia a la autoridad, según la sentencia emitida por el Juzgado de lo Penal número 1 de Tarragona. El fiscal pedía para el procesado un año de prisión al apreciar la agravante de reincidencia. Por su parte, el abogado defensor, Jordi Prat, solicitaba la libre absolución.

La sentencia declara probado que el 4 de agosto del año pasado, el procesado estaba realizando labores de venta ambulante en el cruce del Passeig Jaume I con la calle Del Mar de Salou. Fue requerido por una patrulla de la Policía Local para que se identificara, a lo que el sospechoso accedió.

Asimismo, el acusado, haciendo caso al requerimiento policial, sacó los objetos que pretendía vender y unas monedas que llevaba. El cabo le realizó un cacheo superficial y notó que tenía más monedas, por lo que le pidió que también las entregara. El procesado se opuso. Y con intención de zafarse de la intervención policial, propinó un empujón al agente que le cacheaba, sin que llegara a caer ni a sufrir lesiones. El mantero salió corriendo mientras decía a los agentes: «Venid hijos de puta, cogedme el dinero».

Para el juez, el procesado ofreció una versión «inverosímil». Se limitó a negar que empujara a uno de los agentes. Dijo que mientras estaba sentado, los agentes se dirigieron a él de malas formas, insultándole y le quitaron todo el dinero que llevaba, sin darle ninguna explicación. El procesado dijo que iba con otra persona. Pero esta, recalca el juez, no fue citada como testigo en el juicio.

Por su parte, los agentes relataron que vieron al acusado, como en otras ocasiones, realizando venta ambulante de unos objetos luminosos. Procedieron a levantar la correspondiente acta para denunciarlo y le requirieron para que sacara los objetos que iba a destinar a la venta y el dinero que llevaba encima. Cuando se dio a la fuga decidieron no perseguirlo ya que en el lugar habían muchas personas y no era aconsejado por razones de seguridad. Además, tenían su teléfono móvil, sus llaves y sus efectos personales, por lo que lo tenían identificado.

El juez considera que la conducta del acusado es reprochable e inadmisible. Pero el hecho de haber dado un empujón al agente «con la finalidad de demostrar su oposición a la entrega de un dinero que negaba haber obtenido con la venta ambulante, así como con la finalidad de zafarse de la actuación policial, puede calificarse como una resistencia mínima o leve». Por ello, se consideraría un delito leve –anteriormente falta– actualmente impune.

Comentarios

Lea También