Más de Costa

Absueltos tres hombres acusados de violar a una mujer en El Vendrell

El fiscal pedía para cada uno de ellos nueve años de prisión y diez de libertad vigilada

ÀNGEL JUANPERE

Whatsapp
La mujer fue a denunciar los hechos a la comisaría de los Mossos de El Vendrell. FOTO: DT

La mujer fue a denunciar los hechos a la comisaría de los Mossos de El Vendrell. FOTO: DT

Tres hombres que se enfrentaban a nueve años de prisión acusados de haber violado a una mujer en El Vendrell han sido finalmente absueltos por la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Tarragona. Para los magistrados, las manifestaciones de la denunciante durante el juicio son insuficientes a la hora de acreditar los hechos.

La sentencia declara probado que sobre las nueve de la mañana del 16 de mayo de 2017, la denunciante se dirigió a la localidad de El Vendrell para pasar el día. Previamente había tomado las dosis prescritas de los medicamentos propios del tratamiento por depresión que estaba siguiendo en aquellas fechas. A lo largo del día consumió aproximadamente media docena de cervezas medianas.

A las doce menos cuarto de la noche, la mujer estuvo en un bar de la Rambla de la capital del Baix Penedès. Hasta allí acudió una patrulla de la Policía Local. Su presencia había sido solicitada por el dueño del establecimiento, que quería cerrar y la mujer no estaba dispuesta a marcharse.

Una vez fuera de dicho local, la denunciante, afectada por el consumo de bebidas alcohólicas, se encontró con los tres procesados. Tras hablar con los mismos, los cuatro se dirigieron a la vivienda ocupada por los hombres, situada en la avenida Muntanyeta, de El Vendrell.

No ha quedado acreditado que los encausados quitaran la ropa de la mujer ni que la violaran, aprovechando que la misma estaba inconsciente, semiconsciente o gravemente afectada por el consumo de bebidas alcohólicas y la medicación que había tomado. La mujer presentaba lesiones consistentes en una hematoma en la cara interior del brazo derecho e izquierdo y erosión en la zona lumbar.

Los magistrados consideran que la declaración de la denunciante el día del juicio fue «escasamente descriptiva», con un relato «absolutamente ambiguo e inconcreto» respecto a aspectos esenciales de lo ocurrido el día de los hechos. La mujer declaró que estando en el kebab de la estación de El Vendrell, tras haber perdido el último tren que le llevaba a casa, entabló conversación con varios clientes, entre ellos los acusados.

Un cuarto hombre

Tras ello, y sin saber cómo llegó hasta la casa de los mismos, sí que se acordaba que accedieron a la vivienda los cuatro, manifestando que había un cuarto hombre. Que le dieron un trago de una bebida, un refresco y lo siguiente que recordaba es estar tumbada en la cama, en una habitación sin luz y como uno a uno, los tres acusados la violaron. Y que entre dichas penetraciones manifestó la expresión: «Esto no está bien, qué está pasando».

La mujer relató que después la sacaron de casa y fueron andando, girando por calles como para despistarla, y que la abandonaron en una zona de un polígono industrial. Allí paró un coche, que no le hizo caso, llegó a un supermercado, donde vio a un camionero y al que le dijo que la habían violado. El hombre le contestó que fuera a denunciar a Mossos, como así hizo.

La denunciante aseguró que la falta de recuerdo es consecuencia de que los acusados le suministraron algún tipo de sustancia, que debió ser en el kebab cuando ella fue al baño.

Pero la Audiencia destaca que este relato no es acorde con los escritos de acusación tanto del fiscal como de la propia acusación particular. Añade la Sala que como se tomó la medicación por la mañana, las cervezas a lo largo del día y además comió, «la falta de recuerdo no se debe a los efectos del consumo de alcohol y de la medicación», sino que este elemento lo introduce la mujer para justificar la pérdida de sentido.

Declaración clave

Clave resultó la declaración de los dos policías locales que acudieron al bar. Vieron a la mujer sola, afectada por el consumo del alcohol. Le ofrecieron la posibilidad de dormir en comisaría o acompañarla a una parada de taxi, a lo que ella se negó. Como vivía en otro municipio no la pudieron acompañar a casa. Por ello, la escena descrita por la mujer de la introducción de alguna droga en la cerveza no sucedió.

Temas

Comentarios

Lea También