Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Acero forjado contra el vandalismo en el puerto de Coma-ruga

La validación de las luces ha retrasado la renovación de las que fueron destrozadas hace meses

José M. Baselga

Whatsapp
El nuevo modelo de punto de luz que habrá en el camino del puerto.

El nuevo modelo de punto de luz que habrá en el camino del puerto.

Son bloques de hierro de una gran consistencia. Aunque en el Club Nàutic de Coma-ruga temen que aún así serán objeto de los vándalos. Como lo fueron los puntos de luz que había en el camino de acceso y que aparecieron hace meses destrozados a patadas.

Esa acción fue vista por algunos de los socios del Club, pero cuando afearon la acción a los autores de los daños, éstos se encararon y les amenazaron. Durante meses los restos de los puntos de luz han quedado al descubierto. Aunque se desconectaron de la electricidad los hierros que quedaban levantaban quejas de los bañistas.


En un mes estarán colocados los nuevos puntos de luz, que serán esos duros bloques de hierro. Se colocarán una veintena. El retraso ha sido porque debía de encontrarse un modelo resistente y que cumpliese con todas las exigencias de integración a la playa, de seguridad y de luminosidad.

Pendientes de los permisos
Una vez logrados todos los permisos comenzarán a colocarse. Y a esperar que no los destrocen. En el Club Nàutic de Coma-ruga explican que el retraso para tener  los nuevos puntos de luz ha sido por la necesidad de la certificación y los permisos.

Ahora esperan que el vandalismo no vuelva a causar unos daños que, más allá del coste económico, «que es mucho», también causa una mala imagen a toda la zona. De eso sabe el Ayuntamiento, que ya denunció que desde principio de año ha habido un incremento de actos vandálicos y destrozos en el mobiliario urbano que han causado miles de euros de pérdidas.

En el caso de los puntos de luz que deben reponerse en el acceso al puerto son los socios del Club Nàutic quienes pagan las reparaciones. El objetivo es que puedan estar colocados en un plazo máximo de un mes.

Serán las últimas obras que se harán en el puerto antes de la parada por el verano. La instalación náutica está en pleno proceso de remodelación. Las obras en el interior de la balsa ya están acabadas con la substitución de las pasarelas. Los técnicos señalan que esa era la obra más complicada.

La draga en el puerto de Coma-ruga.

Ahora queda otra de las actuaciones más singulares que es el cierre de la bocana del lado de Barcelona. Esa entrada es especialmente conflictiva ya que facilita el aterramiento del puerto y obliga a dragarlo a diario para permitir el acceso de los barcos de mayor calado.

Precisamente esta semana está trabajando la draga, que ha sido reparada y que durante los meses de verano no puede operar.
Los trabajos para cerrar la bocana empezarán en septiembre. Se usará parte de los restos de las obras que se acumulan sobre la arena para reutilizar el material.

Noticias relacionadas:

Temas

Comentarios

Lea También