Más de Costa

Acordonan la arboleda de Salou para evitar otro accidente como el que dejó graves a dos turistas

Ante las ráfagas de viento sufridas

J.Cabré

Whatsapp
La medida ha sido provisional y las rachas de los últimos días no han provocado más caída de árboles. Foto: J.C

La medida ha sido provisional y las rachas de los últimos días no han provocado más caída de árboles. Foto: J.C

Diez días después del fatídico accidente en la arboleda que está en el paseo 30 d’Octubre de Salou, una cinta de plástico blanca y roja delimita el acceso a las personas, pero sin un cartel explicativo del porqué.

Fuentes del Ayuntamiento explicaron ayer que la medida de seguridad se ha tomado como precaución por los episodios de viento sufridos en toda la costa estos últimos días y como complemento a los avisos del Pla Territorial de Protecció Civil de Catalunya (Procicat) por la previsión de rachas fuertes de viento en la ciudad.

En un principio, el vendaval sufrido en las últimas horas no ha afectado a ningún otro árbol de este pulmón verde ni del resto de la ciudad y en las próximas horas, si la alerta de la Generalitat se desactiva, se desprecintará este parque y se permitirá el paseo como se ha hecho siempre. A pesar de la presencia de la cinta, algunos ciudadanos han hecho caso omiso y han esquivado este perímetro marcado. Por suerte, no ha pasado nada.

Viento en todas direcciones

Aunque el informe definitivo del trágico accidente ocurrido en la tarde del domingo día 5 de febrero –cuando un ejemplar de olmo se rompió y cayó encima de un matrimonio de turistas de Terrassa– no está terminado todavía, sí se especula que el motivo de esta desgracia se debió a los continuos cambios de dirección del viento huracanado que soplaba a esa hora en la ciudad. Ello debilitó el ejemplar hasta romperlo, con la desgracia de que cayera encima de dos personas, que a día de hoy todavía están ingresadas en la UCI del hospital Joan XXIII de Tarragona.

La hipotesis del porqué se rompió se refuerza con el estado de salud del olmo, que tras desplomarse por el viento se vio que era robusto y no sufría ninguna enfermedad. Al día siguiente, se cortó el tronco y sus ramas y con una pequeña excavadora se arrancaron las raíces. En ese lugar se ve la tierra removida, que pretende hacer olvidar la caída fatídica del olmo.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También