Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Acusan a dos policías de Vila-seca de agredir a un turista de Lleida en 2013

Los agentes declararon ayer ante el juez y quedaron en libertad con cargos. El jefe de la Policía Local también está imputado
Whatsapp
Los guardias de seguridad sacaron al cliente de la discoteca y los agentes, según su versión, lo acompañaron a una parada de taxis. Foto: DT

Los guardias de seguridad sacaron al cliente de la discoteca y los agentes, según su versión, lo acompañaron a una parada de taxis. Foto: DT

El magistrado del Juzgado de Instrucción número 1 de Tarragona decretó ayer, poco antes de las 15 horas, libertad provisional con cargos a dos agentes de la Policía Local de Vila-seca acusados de agredir a un vecino de Lleida de unos 40 años en febrero de 2013. Los delitos por los cuales han sido aislados en calabozos de la Policía Autonómica tres días antes de declarar ante el magistrado son el de lesiones, detención ilegal, omisión del deber de perseguir delitos, falsificación oficial y encubrimiento.

Además de los dos agentes, con más de una década de antigüedad, también está imputado el jefe de la Policía Local por un delito de encubrimiento por conocer, supuestamente, las acusaciones que recaen contra sus subalternos y de no hacer nada.

El auto obliga a los dos agentes a comparecer en el juzgado de guardia los días 1 y 15 de cada mes. El fiscal consideró que no existe riesgo de fuga y no ha solicitado para ninguno de los dos agentes medidas cautelares.

Los dos policías declararon ayer por la mañana ante el juez y repitieron la misma versión que días antes habían explicado a los mossos durante los interrogatorios a los que fueron sometidos de forma individual.

Un fin de semana en Pacha

La historia de los hechos, según la versión de la Policía Local de Vila-seca, se remonta a febrero de 2013. Una de las patrullas nocturnas fue avisada por parte de los guardias de seguridad de la discoteca Pacha La Pineda de la expulsión de un cliente por altercados y peleas en las que estaba metido en el interior del local de ocio.

Los agentes acompañaron al cliente, natural de Lleida, hasta el párking y allí intentaron conocer su identidad y dónde se alojaba para enviar a su casa al ilerdense.

Al parecer, siempre según la versión policial, el turista no se acordaba de nada y sólo balbuceó que dormía en un piso de Salou. Por ello, los agentes le acompañaron hasta la parada de taxis más cercana para que lo llevaran hasta su piso, del que tampoco recordaba la dirección, según la misma versión policial. El hombre, según parece, rechazó la ayuda y el taxi y se fue andando. Los agentes se olvidaron de él y prosiguieron con la ronda.

Al día siguiente, los Mossos d’Esquadra fueron avisados de una persona inconsciente en el Camí del Pla de Maset. Una ambulancia fue reclamada en el lugar y trasladó al paciente hasta el Hospital de Santa Tecla de Tarragona, donde permaneció unos días.

Los Mossos preguntaron a las policías de Salou y Vila-seca sobre si tenían conocimiento del caso y los agentes vilasecanos les explicaron la secuencia desde la puerta de la discoteca unas horas antes.

La investigación de Mossos se cerró hasta este verano, cuando la víctima se personó en la comisaría de Lleida para acusar formalmente a los dos policías de Vila-seca de ser los responsables de las lesiones que había padecido en La Pineda un año y medio antes. Los Mossos de Lleida derivaron el caso a Tarragona y aquí se abrió una nueva investigación en julio.

Desde entonces, la Policía Autonómica fue llamando a varios agentes locales para conocer su versión e incluso podría haber pinchado teléfonos durante estos meses. La investigación tuvo su epílogo esta semana con la detención de los dos policías en sus casas, el registro de sus taquillas en la comisaría de Vila-seca y la imputación del jefe del cuerpo de seguridad.

El secreto de sumario de este caso se levantó ayer mismo y los servicios jurídicos del Ayuntamiento y los abogados de los dos agentes y del propio jefe de la Policía Local conocieron el contenido de todos estos meses de investigación.

El Ayuntamiento de Vila-seca emitió un comunicado al levantarse el secreto de sumario para poner de manifiesto el respeto a las diligencias judiciales iniciadas a la vez que resaltaba en el escrito que «se tenga en cuenta el principio de presunción de inocencia de los tres imputados».

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También