Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Agrede a un policía delante de su familia en Vila-seca

El agente, fuera de servicio, fue abordado por un vecino que la noche antes se le había registrado por si llevaba un arma de fuego

Jordi Cabré

Whatsapp

La madrugada del pasado 22 de mayo, la Policía Local de Vila-seca recibía una llamada de un vecino del barrio del Colomí. Un hombre había esgrimido un arma de fuego por la calle. Esta era la alerta que entró en la central de la comisaría

La patrulla policial no tardó en llegar al lugar donde se había avistado a una persona con una posible arma de fuego y procedió a identificar a algunas personas que estaban en la zona, sin encontrar ningún tipo de arma.

Uno de los identificados en este registro policial era un joven de origen marroquí, que le sentó mal que un agente local le buscara un arma de fuego. La alerta vecinal terminó en falsa alarma, puesto que no se localizó la pistola que supuestamente había visto el vecino.

Encuentro fortuito

La tarde siguiente, la del día 23, pocas horas después de que el agente hubiera terminado su turno de noche, y todavía fuera de servicio (volvía a trabajar esa misma noche), el vecino de origen marroquí acompañado de un amigo se encontraron con el policía local cerca del CAP de Vila-seca, en la calle Tenor Josep Forasté.

La charla fue ofensiva y subida de tono, incluso hubo amenazas veladas, provocaciones e insinuaciones. El agente no iba solo por la calle donde fue abordado. Iba acompañado de su familia.

Las palabras fueron subiendo de tono hasta que la situación terminó en empujones y puñetazos.

Los dos se pegaron en plena calle e incluso alguien grabó en vídeo la situación. Ante los acontecimientos descontrolados, la suegra del policía llamó a la comisaría pidiendo refuerzos.

Una patrulla del turno de tarde no tardó en llegar. Separaron a las partes y detuvieron al presunto agresor, el joven marroquí, al que se le imputó la autoría de un delito de atentado contra un agente de la autoridad.

El autor de la agresión, con una decena de antecedentes en su haber, fue puesto a disposición judicial al día siguiente, el jueves día 24.

El juez considero que la acusación no era suficiente motivo como para decretar prisión preventiva para este vecino de Vila-seca y acordó mediante un auto dejar al presunto agresor en libertad con cargos hasta la cita judicial.

Esa misma tarde el agente comunicó a sus superiores que había ido al médico y por las lesiones sufridas le habían concedido la baja.

Según ha podido saber el Diari, el agente todavía no se ha incorporado a su puesto.

Temas

Comentarios

Lea También