«Ahora El Vendrell debe crecer hacia adentro»

Entrevista. Kenneth Martínez Alcalde de El Vendrell. Los retos de la capital del Baix Penedès pasan por un crecimiento que vuelve a presionar con fuerza y por la influencia que ejerce la vinculación del área metropolitana de Barcelona

JOSÉ M. BASELGA

Whatsapp
El alcalde de El Vendrell, Kenneth Martínez. FOTO:  DT

El alcalde de El Vendrell, Kenneth Martínez. FOTO: DT

El crecimiento urbano y la presión que ejerce la proximidad de Barcelona, implantando medidas que efectan a El Vendrell y al Baix Penedès sin que tengan capacidad de opinión, son retos de la localidad. Atraer industria y asentar población son otras necesidades para el alcalde Kenneth Martínez.

Su primer año ha sido complicado por la situación de alarma sanitaria. ¿Qué ha debido priorizarse y aplazarse?

Priozarse todo lo relacionado directamente con la situación de pandemia. De la adquisición de materiales de protección a pagar horas extra a Policía Local y Protección Civil, adecuar las instalaciones con mamparas... Esa situación no existía en el imaginario.

Y hay que reorientar recursos.

Ni la situación era imaginable ni los gastos previsibles. Hay gastos y actividades habituales del Ayuntamiento que no se pueden hacer y que tienen su impacto porque es la vida más popular del municipio.

¿Cuáles son ahora los retos?

Estar preparados por si hay un rebrote, adaptarnos a la nueva normalidad. Y, sobre todo, atender a las personas y las familias que por el impacto económico y social de la pandemia están en situación de vulnerabilidad.

¿Para la recuperación económica hay bastante con turismo y comercio o debe trabajarse para atraer industria, por lo menos a la comarca?

La recuperación económica o mejora de la situación de la comarca pasa por tener una economía equilibrada. Que aquel sector que está ínfimamente representado en la comarca como es la industria tenga su presencia.

Pues se ha logrado poco

Nosotros insistimos hace décadas que debe desarrollarse, por ejemplo, el polígono del Logis para atraer a la industria. También asegurar la viabilidad futura de Idiada.

Usted es ahora el máximo representante del PSC en la demarcación. ¿Cómo lograr dar una vuelta al olvido de la Generalitat hacia el Baix Penedès y por consiguiente a El Vendrell?

La demarcación del Camp de Tarragona no ha tenido una unidad ni de discurso ni de interlocución ni de proyecto. Las diferentes comarcas o zonas del Camp de Tarragona... Baix Penedès, Tarragona-Reus, Valls-Montblanc, Conca de Barberà, Priorat.... Cada una de estas regiones o áreas pedía sus propias reivindicaciones.

¿Mucho individualismo?

No ha habido un discurso o proyecto único y cohesionado y con una interlocución válida. Hay que presentar un proyecto de territorio que cohesione al conjunto, adaptado a la diversidad y que ante un proyecto único la Generalitat atienda a las demandas del territorio.

¿Especialmente del Baix Penedès?

El Baix Penedès no es que sea un territorio olvidado. Simplemente es un territorio que no está en el mapa mental de la Generalitat.

Impactos directos para la comarca sin derecho a opinar, tarifas de Renfe, Zona de Bajas Emisiones. ¿Tanto pesa Barcelona?

En el caso del área metropolitana El Vendrell no opina nada, ni nos preguntan ni esperan que digamos algo. Y eso debe cambiarse y pasa por aunar en el Camp de Tarragona un único discurso, un único proyecto que hable para el conjunto.

A los vecinos les preocupan el incremento de las okupaciones ilegales.

Las okupaciones ilegales en El Vendrell y en el conjunto del país son desde hace diez años. Desde la crisis de la construcción, no son ni mucho menos nuevas de ahora. La problemática la arrastramos hace tiempo.

¿Puede hacer algo el Ayuntamiento?

El Ayuntamiento está bastante atado de pies y manos con respecto a la solución definitiva. Pasa porque haya políticas de alquileres sociales, obligar a todos aquellos propietarios de viviendas vacías desde hace diez años y que continúan vacías ya que son un reclamo a okupaciones que en algunos casos no generan problemas pero en otros se convierten en actividades delictivas.

Usted defiende una nueva realidad urbana-administrativa de gestión entre Barcelona y Tarragona. ¿Qué potencialidad ganaría El Vendrell con ello?

Hay una realidad física y geográfica que es que todo este tramo de la costa catalana es un continuo sin solución de continuidad. Desde Sitges a más allá de Tarragona ciudad no hay ninguna barrera geográfica y es todo una misma realidad física: unas playas planas, de arena, con un gran peso de segunda residencias, con características de implantación de la población muy comunes... Compartimos las mismas características, problemáticas y necesidades en municipios como El Vendrell, Calafell, Cunit, Roda de Berà...

Pues hay políticas muy diferentes en temas muy comunes

Se ha de entender y que sirva como ejemplo: ¿cómo gestionar las playas? Es absurdo que el Ayuntamiento de al lado gestione las playas de una manera y sólo por una frontera administrativa que es algo totalmente artificial, al lado sean completamente diferentes las maneras de gestión.

¿Se coordina?

Por este motivo, en este área metropolitana litoral en determinados servicios y necesidades debe darse una coherencia a la realidad física de coherencia que ya tiene el propio territorio.

¿Ejerce El Vendrell de capital del Baix Penedès? ¿Cómo?

Ejerce porque por el peso demográfico y de servicios somos la tercera ciudad en la provincia y en verano la segunda. Ejerce una fuerza de atracción que sólo por este peso aunque sea cuantitativos de población y de servicios. Aparte de infraestructuras de comunicación, autopistas o trenes y nexo de unión de las principales de transporte y de movilidad del país.

¿Y a nivel emocional?

Evidentemente luego hay cuestiones más inmateriales, culturales y del peso de tradiciones que tienen su fuerza a nivel de capital. Pero de entrada la fuerza de atracción de 40.000 habitantes en invierno y más de 100.000 en verano, y por tanto en servicios, hace que seamos una capital con todas.

¿El Vendrell capital cultural 2020 no ha podido lucirse por la situación sanitaria?

No ha podido lucirse, pero sí que luciremos la voluntad de superación y de gesto de la cultura como elemento fundamental de reivindicación. Ni nos planteamos renunciar a la capitalidad cultural porque el espíritu reivindicativo de la cultura en este caso era tanto o más importante que otros elementos de lucimiento. En situaciones de esta magnitud la cultura ha de ponerse al frente de la sociedad para decir que no habrá problema que no superemos.

Han comenzado las obras para transformar Coma-ruga. Pero para la reactivación hay que hacer más que obra urbana. ¿Cómo volver a potenciar la zona?

La reactivación económica y social implica a muchos agentes. Uno de ellos es que una traza urbana que facilite la implantación de actividades económicas o hacerlo más atractivo para que vengan los turistas o de segunda residencia. Pero no sólo eso.

¿Qué más?

El proyecto Feder no sólo es potenciar la actividad turística sino consolidar población todo el año. Por ello hay que crear un centro urbano que tenga un punto neurálgico donde la gente sea reúna y a partir de aquí generar una red social, cultural y económica que consolide a esa población durante todo el año y ese atractivo turístico.

A nivel urbano en el centro de El Vendrell han comenzado a verse pruebas de nueva movilidad en bici y a pie. ¿Qué Vendrell ve en este sentido a medio plazo?

El objetivo que tenemos en mente es implantar un continuo urbano para los peatones y bicicletas o cualquier ingenio de movilidad actual que salga de la plaza Vella. Que los ciudadanos puedan ir a pie, en bicicleta o en patinete desde el centro de El Vendrell hasta el núcleo del pueblo de Sant Vicenç de Calders.

¿Cómo va ese proyecto?

Ya hemos limitado la circulación de vehículos en la zona de Quatre Fonts. Inmediatamente, porque ya tenemos el proyecto ejecutivo a punto, deben empezar las obras en Quatre Fonts, peatonalizar el Pont de França y continuar por Cristina Baixa. También está bastante avanzado lo que es la carretera de Sant Vicenç.

¿Qué se va a hacer en ese punto?

En la carretera de Sant Vicenç de Calders hay una obra prevista por la Diputació de Tarragona que es la de ampliar esa carretera hasta el núcleo del pueblo de Sant Vicenç y además tendrá su trazado para peatones y bicicletas. Por tanto a medio plazo se logrará un eje cívico que permita ir caminando desde la plaza Vella hasta la iglesia del núcleo del pueblo Sant Vicenç. Eso supone una transformación radical.

Ya es necesario diseñar un nuevo Plan General. ¿Cuáles deberían ser las líneas estratégicas?

La principal línea estratégica es crecer hacia adentro. Durante décadas hemos tenido un crecimiento urbanístico expansivo y ahora tenemos un municipio como un queso gruyere: hay muchas manchas urbanas pero con vacíos intermedios que dificultan la movilidad y el acceso a esos mismos núcleos de población. Ello supone una dificultad para un equilibrio racional, sostenible y eficiente de servicios. El mismo servicio no cuesta lo mismo en zona con una densidad de población inferior. Crecer hacia adentro también está relacionado con la movilidad en bicicleta.

Temas

Comentarios

Lea También