Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Alarma en Correos por paquetes con 'granadas cerebro' de El Vendrell

Las pantallas no engañaban. La Guardia Civil no localizaba al remitente de los envíos a Francia, Gran Bretaña, Alemania y Chipre y llamó a la madre del sospechoso

José M. Baselga

Whatsapp
Interior de la sede de Correos de Tarragona. Foto: archivo

Interior de la sede de Correos de Tarragona. Foto: archivo

Eran cuatro pequeños paquetes que tenían destino a Chipre, Reino Unido, Francia y Alemania. Habían llegado a la central de Correos de Tarragona y cuando pasaban por el escáner previo al envío saltaron todas las alarmas. En las pantallas se veían claramente cuatro granadas de mano.

El personal de la central de Correos activó el protocolo de seguridad alertando a la unidad de explosivos de Guardia Civil que en pocos minutos se personó en la central de envíos preparados para llevarse los paquetes. Los agentes activaron el desalojo y aislamiento de la zona.

Llama la madre

Desde hacía minutos que el teléfono móvil de Emilio García ya sonaba con insistencia. «Pero no suelo coger a los números desconocidos», explica el joven de El Vendrell. Así que siguió tranquilo hasta que llamó su madre. «Al contestar la noté nerviosa». La madre de Emilio informó a su hijo de que la unidad de explosivos de la Guardia Civil le buscaba.

Emilio llamó entonces al número desconocido y efectivamente era la Guardia Civil. «Me dijeron que tenían los cuatro paquetes que yo había enviado a varios destinos y que o iba al cuartel o me vendrían a buscar». Así que en media hora el vecino de El Vendrell llegó a las dependencias policiales de Tarragona.

Allí le esperaban media docena de agentes. Le llevaron a una sala y sobre una mesa estaban los cuatro paquetes que había enviado desde El Vendrell el martes. Fue cuando Emilio García comenzó a entender qué podía pasar.

 

 

Figuras

En cada uno de los paquetes había una de las granadas cerebro que diseña y que se han convertido en un icono para coleccionistas de todo el mundo. Son piezas de plástico a modo de figura decorativa. «Pero con el tinte para que brillen en la oscuridad en el escáner parece que sean metálicas».

En las dependencias policiales y con total tranquilidad Emilio abrió los cuatro paquetes y allí aparecieron sus granadas cerebro. «A los agentes les gustaron mucho», explica. También señala que a los coleccionistas de Gran Bretaña, Francia, Chipre y Alemania, les incorporará la documentación conforme las granadas cerebro han pasado una inspección policial.

Hong Kong

El diseñador de El Vendrell califica la situación de anécdota y que nunca le había pasado. De hecho, días antes había enviado otra de sus remesas de granadas a Hong Kong sin más problemas.

García entiende que ante la psicosis de atentados y variedad de destinos de envíos desde un mismo remitente se levantasen las alarmas. Y más si en el escáner aparecían granadas de mano.

Temas

  • COSTA

Lea También