Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Alerta en Vilafortuny por 'okupas' y presuntas agresiones a mujeres

Una campaña viral puso en vilo a la urbanización. El jueves se realizaron varias reuniones para pedir 'máxima tranquilidad'
Whatsapp
La casa del árbol grande es la que presuntamente  ´okupa´ la familia del supuesto agresor. Foto: Alba Mariné

La casa del árbol grande es la que presuntamente ´okupa´ la familia del supuesto agresor. Foto: Alba Mariné

Los vecinos de Vilafortuny están preocupados. La presencia de okupas en la zona y algunas agresiones a mujeres ocurridas, según explican, durante las últimas semanas, les tienen en vilo. Hace un par de días que corren por las redes sociales y WhatsApp unos mensajes de alerta para que la gente conozca la situación. Hablan de un presunto agresor sexual que habría increpado a mujeres y niñas, algunas turistas y otras vecinas de la urbanización.

El mensaje se refiere a hechos recientes, ocurridos incluso en la misma mañana del miércoles, y subraya que el padre de una afectada habría tenido un encontronazo en un bar con el presunto responsable de los hechos. La Policía Local, de todos modos, pide serenidad y subraya que la información difundida de forma viral «no es del todo veraz».

Los vecinos y la comunidad educativa han reclamado más presencia policial, sobre todo teniendo en cuenta la proximidad con el colegio Mas Clariana. De hecho, los padres y madres de los alumnos han difundido la información, debido a la alarma social generada.

El Diari ha hablado con familiares y personas cercanas a mujeres afectadas. «De momento se ha producido abuso físico, sin llegar a llevarse a cabo una agresión sexual. Pero tendrían que poner freno a esta situación antes de que pueda ir más lejos», explican. Varias mujeres aseguran que prefieren no caminar solas por la zona, al menos hasta que el ambiente se calme. «Todos sabemos quién es. Le han detenido varias veces. Les desahuciaron hace tiempo, pero ha vuelto a entrar en la casa con su familia. No estamos tranquilos», apuntan varios vecinos. Sin embargo, hoy por hoy solo se tiene constancia de un par de altercados, pero en ningún caso se ha producido ninguna agresión sexual ni existen indicios de ello, apunta el cuerpo policial.

Según distintas fuentes consultadas, el supuesto agresor sería un joven de menos de veinte años, que no estaría en plenas facultades y que habría sido denunciado por una presunta agresión ocurrida algunos meses atrás. El joven estaría viviendo de okupa en una casa de la zona, muy cerca de la antigua residencia Montemar, y están pendientes de una resolución judicial precisamente por este tema.

 

‘Máxima tranquilidad’

Durante la mañana del jueves, agentes policiales se reunieron con padres y madres del colegio para pedirles «máxima tranquilidad». Subrayaron que los mensajes que corren no son veraces, ya que no les constan las denuncias de supuestas agresiones. «Sí que hay okupas, y esto es un punto de partida complicado. Pero se están haciendo gestiones», apuntaban ayer fuentes policiales. Asimismo, descartaron que se tratara de un supuesto violador.

Ya por la tarde, se extendieron las conversaciones al conjunto de vecinos. Los efectivos quisieron poner negro sobre blanco a la situación, transmitieron confianza y pidieron que, en caso de producirse algún problema, los afectados se dirijan directamente a la policía. Asimismo, se ha intensificado la vigilancia en el área más cercana a los colegios, así como en el Camí de Mas Clariana y sus alrededores, para tratar de evitar cualquier altercado. Tuvo que intervenir también el concejal de Barri en funciones, David Chatelain.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También