Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Alonso, abierto a someterse a una cuestión de confianza

El alcalde pide apoyos de los grupos de la oposición para poder  aprobar los presupuestos en enero. Pero se muestra escéptico

Mònica Just

Whatsapp
El bar del Casal La Violeta, amb façana al carrer de l’Hostal. FOTO: JOAN BORONAT

El bar del Casal La Violeta, amb façana al carrer de l’Hostal. FOTO: JOAN BORONAT

El alcalde de Altafulla, Fèlix Alonso, valora la posibilidad de someterse a una cuestión de confianza. Gobierna en minoría y no tiene los apoyos suficientes para poder impulsar sus proyectos e inversiones. «Si no aprobamos el presupuesto, hay dos opciones. O impulsar una prórroga o una cuestión de confianza. Y yo apostaría por esta segunda», afirma Alonso. Lamenta que los proyectos de ciudad hayan quedado paralizados por la situación política. «Me parece una barbaridad que no puedas hacer absolutamente nada», insiste.

Todo ello se decidirá a finales de enero. El último lunes de mes está previsto celebrar el pleno de presupuestos. «Si no se aprueban, sería cuando yo presentaría la moción de confianza. No podemos secuestrar las inversiones. O que las hagan ellos, o que nos dejen llevarlas a cabo a nosotros», insiste el alcalde. Tiene todavía cierta esperanza de que «podamos negociar, pactar y que todo vaya bien», aunque confiesa que se siente escéptico ante la situación actual.

Entre los proyectos que ahora hay encima de la mesa están el gimnasio de la escuela La Portalada, el del Casal La Violeta, el de la Biblioteca, los vestuarios del campo de fútbol o la museización de las Termes de Mar. «Pero nos tienen las manos atadas. Y ellos piden un imposible. Estamos dispuestos a ceder pero debe ser un proyecto viable, y a menudo se nos plantean actuaciones inasumibles. Sin apoyos, no podemos impulsar grandes inversiones», insiste el edil.

Discrepancias con la oposición

La reforma del Casal Municipal La Violeta cuenta con el apoyo del equipo de gobierno, la oposición y el conjunto de la ciudadanía. Presenta varias carencias y deficiencias, y las tres partes subrayan la importancia de impulsar una intervención en este sentido. Pero la aprobación  inicial del proyecto no prosperó en sesión plenaria. Los grupos no se ponen de acuerdo en el modelo de sillas a instalar en la sala. El gobierno propone que sean sillas fijas, y la oposición quiere que sean móviles para que puedan retirarse y convertir la sala en un espacio polivalente. Pero los costes no son los mismos. «Son inasumibles», manifiesta el alcalde.

Un cierre con superávit

El Ayuntamiento también prevé cerrar este ejercicio con un superávit de alrededor de 200.000 euros. «La cifra exacta la sabremos el marzo, pero seguramente rozará esta cantidad, o incluso más», señala Alonso, satisfecho del resultado de las cuentas. Asegura que están saneadas. 

Temas

Comentarios

Lea También