Más de Costa

Altafulla confía en poner fin a los botellones gracias al toque de queda

Torredembarra teme que ahora los jóvenes se desplacen y realicen las fiestas nocturnas en su municipio, donde a partir de este viernes la movilidad será libre entre la 01.00 y las 06.00 h

FRANCESC JOAN

Whatsapp
Bebidas y altavoces que incautó la Policía Local de Altafulla en botellones celebrados el pasado fin de semana. FOTO: ALTATFULLA RÀDIO

Bebidas y altavoces que incautó la Policía Local de Altafulla en botellones celebrados el pasado fin de semana. FOTO: ALTATFULLA RÀDIO

Altafulla regresará a partir de este viernes al toque de queda noctuno. La Generalitat ya ha realizado la petición, que ahora debe validar el Tribunal Superior de Justícia, al endurecer el Procicat las restricciones y aplicarlas a los municipios de más de 5.000 habitantes que superen la incidencia acumulada de 125 casos en los últimos 15 días (en el suyo es de 192).

Las nuevas medidas, que impedirán la movilidad en el municipio entre las 01.00h. y las 06.00h. de la madrugada (a no ser que se trate de un motivo plenamente justificado), representan un alivio para el Ajuntament de Altafulla, que había pedido el toque nocturno durante los últimos 15 días para frenar los botellones que se organizan los fines de semana a partir de las 00.30h., cuando cierra el ocio nocturno.

«El toque de queda será una herramienta y una ayuda más para poder frenar estas concentraciones de jóvenes que tenemos en el municipio, puesto que ahora se les podrá sancionar», señala al respecto la coalcaldesa de Altafulla, Alba Muntadas.

El último botellón, sin ir más lejos, fue multitudinario y tuvo lugar la madrugada del domingo con la presencia de entre 200 y 300 jóvenes. Comenzó en la playa del Vinyet, situada entre Tarragona y Altafulla, donde ya se habían repetido en otras ocasiones.

Un amplio dispositivo policial coordinado entre Mossos y agentes locales de Altafulla y Tarragona, para evitar un impacto en este espacio natural, provocó que los jóvenes se desplazaran hasta la zona de El Roquissar.

Allí algunos de los concentrados se enfrentaron con la policía, con lanzamientos de piedras incluidos. Los agentes les requisaron botellas de alcohol -no están permitidas en la vía pública-, además de anotar las matrículas de los coches que había el aparcamiento como medida disuasoria y sancionada.

El jefe de la Policia Local, Jordi Gil, explicó en Altafulla Ràdio que entre los concentrados había jóvenes llegados de distintos puntos de Catalunya y reiteró la voluntad de que el municipio entrase en el listado del toque de queda para poder frenar los botellones.

Sólo este pasado fin de semana la Policia Local de Altafulla realizó 20 servicios por botellones, requisando desde bebidas alcohólicas a altavoces de música, entre otros objetos. Los agentes atendieron hasta 25 llamadas de distinos vecinos, muchos de ellos de la zona cercana a El Roquissar, quejándose de ruidos y disturbios.

A pesar del toque de queda la coalcaldesa de Altafulla reitera que «mantendremos el mismo dispositivo extraordinario de los fines de semana, sin bajar la guardia, porque ahora Torredembarra no tendrá ese toque de queda y creemos que la problemática de los botellones puede desplazarse hasta allí. Deberemos coordinarnos con ellos», señala Muntadas.

Y es que la entrada de Altafulla en el toque de queda coincide con la salida de Torredembarra, cuya incidencia acumulada en los últimos 15 días es de 78 puntos. Uno de los próximos puntos ‘calientes’ podría ser la playa del Canyadell (limítrofe con Altafulla, desde donde hay un acceso).

En guardia

La alcaldesa accidental de Torredembarra, Núria Batet, considera sobre la salida del toque de queda que «la buena noticia es que estamos por debajo de 125 en la incidencia acumulada -el municipio está en los 78 puntos esta última semana- y eso nos va a permitir ir hacia una vuelta progresiva a la normalidad».

Por contra, tiene claro que «no podemos bajar la guardia; igualmente habrá medidas de control nocturnas, porque ahora la gente ahora no tendrá prisa por volver a casa», y pide a la ciudadanía que sea consciente de la situación.

Sobre la posibilidad de que los botellones se trasladen ahora a Torredembarra admite que es una posibilidad, aunque recuerda que están prohibidas «las concentraciones de más de 10 personas» y «el alcohol en la vía pública».

Temas

Comentarios

Lea También