Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Altafulla inicia una campaña para proteger las tortugas marinas

Con paneles informativos se indica a los usuarios cómo deben actuar si las encuentran

Diari de Tarragona

Whatsapp
Una de las cinco tortugas bobas que se rescataron en septiembre del año pasado en la playa de Vilafortuny. FOTO: Alba Mariné

Una de las cinco tortugas bobas que se rescataron en septiembre del año pasado en la playa de Vilafortuny. FOTO: Alba Mariné

En plena temporada de anidación de la tortuga marina el Ayuntamiento de Altafulla ha puesto en marcha una campaña de difusión para su protección. Y es que la tortuga boba es una especie en peligro de extinción, y por eso es importante detectar sus nidos para protegerlos. La temporada de puesta, y cuando se pueden detectar los animales en las playas, de hecho, comienza en el mes de junio y se prolonga hasta septiembre.

En este sentido, a instancias del Departament de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya, el área de Medi Ambient de Altafulla ha instalado diversa información sobre todo lo que se debe hacer en caso de detectar su presencia. Es por ello que desde este viernes los paneles informativos de la playa, el Club Marítim y la Oficina de Turisme de la plaza de los Vents hacen una serie de recomendaciones y dan instrucciones de cómo actuar en cada caso.

La coalcaldesa y concejala de Medi Ambient de Altafulla, Alba Muntadas, explica que «además el Ayuntamiento está preparado con material diverso como varas y cinta para balizar si fuera necesario señalizar alguna puesta en la playa». Muntadas, insiste también en la «rápida actuación, sobre todo en plena temporada turística, si se detectan rastros de tortuga marina», y que «inmediatamente y sin pensarlo dos veces hay que llamar al teléfono de emergencias 112».

La tortuga boba es una especie considerada en peligro de extinción y catalogada como vulnerable y por eso está protegida. De hecho, en el litoral tarraconense hay algunos proyectos e iniciativas de divulgación, sensibilización y protección de la tortuga boba. Un ejemplo de ello es la Xarxa de Voluntaris per la Tortuga a Tarragona, en el que colaboran diferentes entidades ambientales que llevan a cabo tareas en el litoral municipal, como es el caso de la Asociación Medioambiental Associació Mediambiental La Sínia de Altafulla. 

Cabe recordar que el pasado 16 de septiembre del año pasado se encontraron más de 112 huevos de tortuga boba en la playa de Vilafortuny y se rescataron cinco ejemplares que quedaron en la arena. Unos días más tarde la Policía Local de Cambrils localizó 15 crías de tortuga boba en la playa de la Ardiaca. En ambos casos fueron vecinos quién alertaron a las autoridades 

El año pasado también se encontraron nidos de tortuga boba en Mataró y Premià de Mar. 
 

Temas

Comentarios

Lea También