Altafulla, un municipio con mucha química

Colocan una placa en reconocimiento al químico Antoni Martí i Franquès. La iniciativa la Societat Catalana de Química y el Institut Català d’Investigació Química

REDACCIÓN

Whatsapp
Altafulla da a conocer los lugares significativos de Martí i Franquès.  FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Altafulla da a conocer los lugares significativos de Martí i Franquès. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

En esa plaza del Pou de Altafulla Antoni de Martí i Franquès tenía el estudio y laboratorio donde pasaba horas de investigación y análisis. En una finca conocida hoy como de L’Hospital. Allí el científico realizó estudios que hoy en día siguen con validez como el método para medir la composición química del aire.

Antoni de Martí i Franquès (1750 – 1832), nacido en Altafulla, es una figura clave en la historia de la química, una disciplina poco reconocida a nivel popular sin tener en cuenta que todo lo que somos y nos rodea no son más que procesos químicos. En el hogar, en la industria, en la naturaleza, en energías renovables e incluso en el propio cuerpo.

Son pocos los que podrían nombrar a media docena de referentes en la química. Por ello la Societat Catalana de Química (SCQ) y el Institut Català d’Investigació Química (ICIQ) propusieron la candidatura de Martí i Franquès al Reconeixement d’emplaçaments històrics representatius de la química en el territori de parla catalana.

Lugares

En diferentes países europeos hay muchos emplazamientos que recuerdan acontecimientos de carácter científico, pero son pocos los relacionados con la química. Catalunya no es una excepción. Y menos los dedicados a químicos cuyas investigaciones han ayudado a profundos cambios y avances en todos los ámbitos. Desde la industria a la salud.

Con el objetivo de divulgar esa obra, pero sobre todo darla a conocer a la ciudadanía, y si puede ser despertar el interés por la disciplina, la SCQ, el ICIQ y el Ayuntamiento de Altafulla acordaron colocar una placa en ese lugar donde Antoni de Martí i Franquès permitió una evolución de la ciencia que a día de hoy sigue como referente.

El consistorio tiene el proyecto de dar a conocer la obra del científico y destacar los lugares donde residió y realizó sus experimentos y donde descansan sus restos. También como iniciativa para promover la química entre los ciudadanos.

Composición del aire

Martí i Franquès, coetáneo de Lavoisier estableció un método de medición de la composición química del aire, formando parte del movimiento conocido como La revolución de la química de los siglos XVIII y XIX.

La iniciativa de Altafulla da visibilidad a uno de sus vecinos más ilustres pero del que seguramente pocos son los que conocen su dimensión.

Martí i Franquès elaboró un reconocido estudio sobre la sexualidad de las plantas y colaboró con otros científicos en la medición del Meridiano de París

En 1798 se instaló en Tarragona, donde un instituto hoy lleva su nombre. En una casa de la calle Santa Anna juntó una gran biblioteca científica y una destacada colección de minerales, además de mantener sus estudios sobre la química.

Temas

Comentarios

Lea También