Más de Costa

Alumnos sin plaza en FP: «Hay que intentar no perder el año»

El Departament d'Educació ha incrementado ratios y aulas para absorber la avalancha de demanda de ciclos formativos, pero aún hay quien se ha quedado fuera como el caso de estas dos vilasecanas

Jordi Cabré

Whatsapp
Natàlia Medina y Ainoa Tornero son dos de las alumnas que no han logrado plaza en sus respectivos grados medios. FOTO: Alfredo González

Natàlia Medina y Ainoa Tornero son dos de las alumnas que no han logrado plaza en sus respectivos grados medios. FOTO: Alfredo González

Natàlia Medina y Ainoa Tornero tienen muchas cosas en común, además de la amistad. Ambas viven en Vila-seca y las dos habían decidido que su futuro pasaba por acceder al mundo laboral por el camino de la Formación Profesional. Ambas, pero, tienen otro factor en común: forman parte de aquellos estudiantes que este curso no han encontrado plaza en los grados medios que deseaban empezar.

La falta de plazas en la Formación Profesional catalana ha sido uno de los grandes problemas al que se enfrenta el Departament d’Educació, que dirige el conseller Josep Gonzàlez-Cambray. Las cifras reconocidas hace escasos días referentes a las preinscripciones de verano son escalofriantes: 12.611 en ciclo medio y 13.794 en ciclo superior. 

Cambray y su departamento empezaron a recibir críticas por todas partes: estudiantes sin plaza, comunidad educativa sin recursos económicos, aulas y con una ratio por encima de las 30 personas: los sindicatos y los partidos de la oposición criticaron el sistema y  el conseller dijo públicamente en aquel entonces que buscarían una solución para que «ningún alumno que quiera cursas cursos formativos de grado medio se quedará sin plazas».

Esta afirmación tan contundente se matizó la semana pasada, cuando el conseller Gonzàlez-Cambray compareció en el Parlament y aseguró, una vez ampliada la oferta de la FP, que «hay plazas para todos», aunque añadió que no necesariamente de los estudios que uno pretendía empezar.

A pesar de esta ampliación de plazas (con más cursos o subida de la ratio) para poder absorber la demanda de estudiantes que se había quedado fuera en la preinscripción de verano, aún quedan personas que siguen sin poder matricularse de su ciclo formativo porque la oferta no cubre la totalidad de la demanda.

Sin respuestas 

Y en este caso de estudiantes sin plaza, a pesar del incremento de la oferta de la Generalitat, se encuentran la dos jóvenes vilasecanas que intentarán aprovechar el curso «para hacer otras cosas y no perder el tiempo», explican.

Natàlia Medina, de 17 años y con la ESO terminada y aprobada  pretendía estudiar un grado medio de Atención a personas en situación de dependencia para luego dar el salto a un grado superior de educación infantil. Esa era su hoja de ruta.

«Hice la preinscripción en los tres centros que cursaban este ciclo formativo:el Institut Jaume I de Salou, el Vidal i Barraquer de Tarragona y el Gaudí de Reus. Nada de nada, ni en verano ni ahora. Ante la imposibilidad de poder cursar este ciclo formativo, me he apuntado a la Escola Oficial d’Idiomes (EOI) para mejorar francés e inglés y probar suerte de nuevo el próximo año», explica la joven.

Durante este periplo para encontrar plaza y matricularse ha estado arropada por su abuela, Maria Dolors Tost. Ella ha intentado entender porqué su nieta no podía estudiar. Y no ha dudado en coger el teléfono y llamar al Departament d’Educació para que alguien le explicara porque no tenía plaza si cumplía con los requisitos. Y en cada llamada telefónica o visita presencial a la sede del Departament d’Educació en Tarragona se ha encontrado sin respuesta o la han derivado a Barcelona, donde tras unas cuantas llamadas tampoco le han dado una respuesta convincente.

Ainoa Tornero es dos años mayor que Natàlia y tras cerrar la etapa de la ESO y el bachillerato tenía claro que su siguiente etapa educativa pasaba por un grado medio de planta química, que se realiza en el Institut Comte de Rius de Tarragona. Ella rellenó las solicitudes en las dos convocatorias e incluso se personó en las dependencias del centro educativo tras no entrar en ninguna de las convocatorias. La respuesta fue la misma: «No hay plaza». 

Ainoa ha decidido mantener su trabajo en el sector de la restauración, aprovechar estos meses para seguir ahorrando y volver a presentar la solicitud el próximo año, admite con tristeza.

El aumento de plazas

Estas dos estudiantes de Vila-seca tampoco han podido beneficiarse de la solución que adoptó el Departament d’Educació para poder hacer frente a las casi 3.900 solicitudes sin plaza que se generaron en verano en la provincia de Tarragona y a las casi 26.500 en el conjunto de Catalunya. 

El conseller d'Educació Josep Gonzàlez-Cambray. FOTO:ACN

El pasado 27 de septiembre, El conseller Gonzàlez-Cambray, cifró en 1.323 los alumnos que se han quedado sin plaza en el presente: 618 estudiantes en grado medio y otros 705 en grado superior. En la provincia de Tarragona son 93 estudiantes, 29 y 64 de ciclo medio y superior respectivamente, según datos facilitados por el Departament d’Educació. Los datos de julio a fecha de hoy nada tienen que ver (la disminución de personas sin plaza es evidente), pero aún así hay alumnos sin poder cursar lo que pretendía en una primera opción. 

Para poder reducir esta cifra de estudiantes sin plaza en una «situación excepcional», provocada por un incremento de la demanda de un 23% en los ciclos de grado medio y del 17% en los de grado superior, se originó una convocatoria extraordinaria de 6.152 plazas a nivel de Catalunya. Estas plazas, pero, han absorbido parte de los alumnos, pero otros han quedado a expensas de cambiar de estudios o bien posponer su solicitud al próximo año, como han decidido Ainoa y Natàlia.

El conseller subrayó en su comparecencia en el Parlament que «ningún alumno» que se preinscribió en un ciclo formativo de grado medio en el periodo ordinario se quedará sin poder acceder a estos estudios, pero admitió  que no es posible garantizar una plaza a cada alumno en el ciclo que se quiere.

Espaldarazo del Ayuntamiento de Vila-seca

El Ayuntamiento de Vila-seca celebró el pasado viernes su pleno mensual en el que se votaba una moción presentada por el grupo municipal Vila-seca en Comú. El escrito pedía a la Generalitat una reflexión sobre estos estudios y un incremento de plazas para que nadie se quedara sin poder matricularse.

La propuesta se aprobó sin votos en contra, aunque el grupo de ERC prefirió abstenerse. La moción acordó instar al Departament d’Educació a que aumenta de forma inminentemente las plazas públicas de Formación Profesional, tanto de grados medios, grados superiores y programas de formación e inserción (PFI), para garantizar el acceso a todo el alumnado.

Núria Miret, portavoz adjunta de los Comuns y la encargada de proponer la moción en el pleno, afirmó que esta iniciativa se presentó «en respuesta a la gran cantidad de jóvenes del municipio que se han quedado sin plaza o que han optado para elegir un itinerario diferente al deseado por no permanecer un año sin estudiar», como es el caso de Natàlia y Ainoa.

La moción contó con el voto favorable de Vila-seca en Comú, los ex concejales de Ciutadans (ahora no adscritos) y el actual gobierno local:Vila-seca Segura y el PSC. ERC se abstuvo.

Cambios de cara al próximo curso

El conseller Gonzàlez-Cambray reconoce que hay «margen de mejora» después de la experiencia de este año. En este sentido, anunció nuevas medidas que se aplicarán el próximo curso. La primera es garantizar que todos los alumnos de cuarto de ESO que quiera cursar un grado mediano tendrá plaza en la familia profesional que haya escogido. «Esto no se había garantizado nunca», ha destacado.

Además, el calendario de preinscripción se avanzará al mres de marzo, para que se pueda «adaptar» la oferta durante el propio proceso y evitar las convocatorias extraordinarias. También se hará una oferta pactada con la Agència de FP, el Departament d’Empresa i Treball y los agentes sociales para que se adapte al mercado laboral y las necesidades del territorio.

Temas

Comentarios

Lea También