Amordazan un estanquero de La Pineda para robarle el dinero de la caja

La Policía Local de Vila-seca detiene a uno de los dos ladrones a primera hora de la noche del sábado. Irrumpieron con un cuchillo grande y con un destornillador. Amordazaron al propietario y a otra persona y el compinche que logró escapar.

Jordi Cabré

Whatsapp
El estanco en el cual tuvo lugar el suceso. FOTO: ALBA MARINÉ

El estanco en el cual tuvo lugar el suceso. FOTO: ALBA MARINÉ

Un hombre de 54 años y vecino de Reus fue arrestado el sábado a primera hora de la noche en La Pineda acusado de un robo con violencia y detención ilegal. Su compinche logró escapar poco antes de la llegada de las primeras patrullas de la Policía Local de Vila-seca. La investigación sigue para dar caza a este segundo atracador que logró huir a pie con el dinero del establecimiento. Otras fuentes desmienten que el ladrón lograra ningun botín.

Los hechos se conocieron minutos antes de las 19.30 horas de la tarde del sábado en el estanco que está situado en el número 76 de la avenida Pau Casals de La Pineda. 

Dos hombres entraban en el negocio armados con un cuchillo y un destornillador y con ambas armas amenazaban al propietario a que les entregara el dinero de la caja. Iban con la cara cubierta.

El propietario no estaba solo había otra persona dentro del local. El atracador armado con un cuchillo les obligó a tumbarse bocabajo en el suelo y ató las manos con unas bridas de plástico, mientras que el otro vigilaba la entrada.

Durante el atraco empezaron a acumularse clientes en la puerta del local y los dos ladrones salieron rápido en medio de un griterío que puso en alerta de que algo estaba ocurriendo en este negocio de la avenida Pau Casals.

Uno de los atracadores logró zambullirse entre el gentío y marcharse a pie, dejando el turismo en el que habían llegado, de color blanco, en el lugar.

Pudo escaparse antes de que aparecieran las patrullas policiales. El otro presunto ladrón fue interceptado por la gente que estaba cerca del estanco, logrando retenerlo. Al parecer, alguien le hizo tropezar con una zancadilla y así se pudo neutralizar al ladrón.

Hoy pasa a disposición judicial

Las primeras patrullas que llegaron fueron agentes de la Policía Local de Vila-seca, que de inmediato se encargaron de la custodia del atracador retenido. Otros agentes paralelamente se fueron a ver al propietario y a los clientes que estaban en el estanco para comprobar si se encontraban bien y conocer su versión de lo ocurrido. Aparte de cierto nerviosismo por lo vivido, ninguna de las personas que estaba allí necesitó asistencia médica.

Los hechos que explicaron los testigos identificaban claramente al atracador retenido, el vecino de Reus de 54 años de edad, y dieron algunas características de su acompañante, en paradero desconocido y buscado por Mossos.  Algunos testigos señalan que uno de los atracadores podría ser incluso alguien que frecuentaba el estanco.

Temas

Comentarios

Lea También