Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Aquopolis cierra la temporada con 330.000 usuarios, los mismos de 2016

A falta de cerrar el ejercicio, la previsión es que el volumen de negocio crezca ligeramente respecto al año pasado

Jordi Cabré

Whatsapp
Además de las atracciones, los espectáculos con animales son motivos de que la gente vaya al parque. Foto: DT

Además de las atracciones, los espectáculos con animales son motivos de que la gente vaya al parque. Foto: DT

Aquopolis cerró este viernes una nueva temporada veraniega con un buen sabor de boca, admitió el director general del parque acuático, Josep Maria Claver.

Según los primeros recuentos, alrededor de 330.000 visitantes habrán pasado por el parque, los mismos aproximadamente que disfrutaron de las atracciones a lo largo de 2016. «El dato numérico tiene varias lecturas, pero es positivo. Es cierto que éste ha sido un gran año en cuanto al número de visitantes que han venido a la Costa Daurada, pero también es verdad que la atracción por los parques acuáticos se ha mantenido firme y que el público sigue siendo fiel a pasar unos días con nosotros».

La ausencia de incidencias que pueden desprestigiar este complejo y la presencia de un público familiar son otros dos aspectos que destaca Claver para argumentar el porqué ha sido una buena campaña. Padres con hijos es el público que sigue dominando en este tipo de oferta turística.

La zona de toboganes, combinada en un espacio físico para tumbarse y tomar el sol y el delfinario con leones marinos «son un cocktail ideal que nos da credibilidad y prestigio entre nuestros clientes año tras año», asegura el directivo.

Esta temporada, que empezó el 17 de mayo, ha habido un gran número de clientes británicos –mayoritariamente familias–, seguidos por públicoo español y franceses, «aunque este mercado en comparación al año pasado ha bajado ligeramente».
Josep Maria Claver también señala que las cifras económicas de esta temporada son buenas, incluso ligeramente mejores que en 2016, donde hubo un incremento de negocio del 20% respecto 2015. 

«Todavía falta cerrar el año, pero la tendencia que hemos observado desde mayo hasta octubre es que hemos logrado superar las cifras alcanzadas el año pasado y confiamos en que esto sea señal de recuperación económica y de consolidar esta oferta dentro de la Costa Daurada», explica Claver.

De cara a 2018 todavía no está planificada la temporada ni las inversiones. El director general explica que se harán obras y mejoras como cada inicio de temporada, pero no está previsto un gran desembolso económico, «ya que en estos últimos años ya se han realizado las mejoras y puesto en marcha nuevas atracciones», explica.

Temas

Comentarios

Lea También