Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Asaltan con pasamontañas y una escopeta dos chalets de urbanizaciones de Altafulla y La Riera de Gaià

Uno de los propietarios ha recibido un golpe con la culata en la cara y le han fracturado la nariz. Los ladrones siguen huidos.

Jordi Cabré

Whatsapp
La primera vivienda asaltada se encuentra en la urbanización Brises del Mar, en Altafulla.

La primera vivienda asaltada se encuentra en la urbanización Brises del Mar, en Altafulla.

Dos hombres, con acento de Europa del Este y armados como mínimo con una escopeta y un machete, provocaron la noche del jueves y la madrugada de hoy viernes pánico a dos familias residentes en la urbanización Brises de Mar de Altafulla y El Castellot de La Riera de Gaià.

Si entre ellas tienen relación de algún tipo o vínculo con los asaltantes se desconoce y es un detalle que no ha trascendido de la investigación policial que lleva a cabo Mossos d'Esquadra.

En la primera casa de Altafulla sólo se llevaron el móvil del propietario para evitar que llamara. Si entraron y agredieron al propietario, pero no pudieron llevarse nada.

En el segundo asalto no se han dado a conocer detalles, pero se sospecha que sí consumaron el botín y entre los objetos se echa en falta un revólver de fogueo. El contenido podría ocupar dos grandes bolsas que se encontraron vacías en el coche de huida.

El botón del pánico

Los dos hechos delictivos empezaron minutos después de las 22 horas del jueves, dos hombres agazapados en el muro del jardín de una casa de la urbanización Brises del Mar, de Altafulla, aguardaban la llegada del propietario. Su mujer y sus dos hijas menores de edad aguardaban dentro ajenas a la vigilancia de los dos sujetos.

Cuando el hombre llegó fue abordado por los sujetos, con la cara tapada con un pasamontañas y armados con una escopeta y un machete.

Le amenazaron y él se encaró con los asaltantes y levantó la voz. El griterío llegó a oídos de la mujer que pulsó el botón del pánico de la casa y se escondió con sus dos hijas en la habitación habilitada para estos casos.

El botón del pánico activó una alarma que llegó a la comisaría de los Mossos y también alertó a la Policía Local de Altafulla.

Los asaltantes entraron en la casa y golpearon con la culata en la cara del propietario, que tuvo que ser asistido por sanitarios del SEM y trasladado al hospital con fracturas en la cara. Le pegaron a la altura de la nariz, posiblemente por la frustración de no poder llevar a cabo el golpe.

Al ver que no conseguirían nada con las mujeres dentro de la habitación del pánico y con la policía avisada, los dos sujetos se marcharon a pie con el teléfono del propietario.

Llegaron hasta un coche que tenían escondido en esta zona boscosa de Altafulla y dejaron el teléfono abandonado e allí. El GPS permitió reconstruir más tarde parte del camino de huida de estos asaltantes.

Urbanización El Castellot

Mossos llegó a la casa asaltada y habló con la familia. Activó un dispositivo de búsqueda y alertó a las policias locales de la zona por si recibían alguna denuncia o localizaban a los sujetos. Sabían los investigadores que tenían un coche pero faltaba tener los datos para poder pasar la información.

Los Mossos recibieron un segundo aviso de robo con violencia alrededor de la una de la madrugada. Esta vez, en un chalet de la urbanización el Castellot, en La Riera de Gaià.

Dos hombres, pasamontañas, acento del Este y armados con escopeta y machete. Sería mucha casualidad que no fueran los mismos delincuentes que habían actuado en Altafulla un par de horas antes.

En esta ocasión no encontraron resistencia y accedieron al chalet, aunque nadie ha querido explicar detalles de este segundo asalto.

Se desconoce qué robaron, pero sí se observaron dos bolsas en el coche con el que huyeron, un Seat León blanco. El turismo se encontró más tarde en Martorell, pero sin rastro de sus ocupantes.

Del botín de La Riera no ha trascendido más que podía haber un arma de fogueo entre los objetos robados. Los ladrones huyeron por la autopista AP-7 y abandonaron el coche, que podría haber sido robado previamente.

Temas

Comentarios

Lea También