Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Costa El Vendrell

Así quedó el vigilante de Renfe tras ser atacado en Sant Vicenç de Calders

La policía acabó arrestando a la agresora. El personal de seguridad reclama más medios

JOSÉ M. BASELGA

Whatsapp
Así quedó el vigilante de Renfe tras ser atacado en Sant Vicenç de Calders

Así quedó el vigilante de Renfe tras ser atacado en Sant Vicenç de Calders

Un vigilante de seguridad de la estación de Sant Vicenç de Calders sufrió diversas contusiones en las manos y la cara al ser atacado por una mujer en la noche del miércoles.

La mujer presentó un comportamiento alterado en la estación de Sant Vicenç y tras un primer requerimiento se marchó. Pero regresó poco después visiblemente más alterada.

En ese momento se encaró con el personal de seguridad y comenzó la agresión con más violencia. La mujer cogió diversos objetos del bar de la estación y los lanzó contra un vigilante. También causó daños en la instalación.

Cuando el personal de seguridad intentó retenerla respondió con golpes, araños y mordiscos. Uno de los vigilantes sufrió contusiones en la cara y brazos, de las que tuvo que ser atendida por sanitarios.

Detenida

Hasta la zona llegó la Policía Local, que detuvo a la mujer por un presunto delito de amenazas. El personal de seguridad sufrió heridas leves. La mujer además, fue denunciada por daños. Según se ha explicado, la detenido es habitual que esté en la estación de Sant Vicenç.

Las agresiones en la estación de Sant Vicenç de Calders a personal de vigilancia no son nuevas. Por ello las diferentes asociaciones de miembros de seguridad privada reclaman más protección jurídica y de intervención.

Las asociaciones de vigilantes vuelven a reclamar más equipamientos como chalecos anticortes, guantes de protección o sprays de defensa. También que a determinadas horas no haya un único vigilante. Las asociaciones reclaman que como mínimo haya bionomios (dos vigilantes) en estaciones especialmente conflictivas.

En el caso de este miércoles se pudo reducir a la agresora, pero en la misma estación el pasado julio una vigilante sufrió una agresión por parte de un grupo de grafiteros. En 2016 otro vigilante intentó ser apuñalado. Salvó la vida porque el teléfono que llevaba en el bolsillo de la chaqueta paró el cuchillo.

Inseguridad

Además de los ataques a los vigilantes, los usuarios del tren en Sant Vicenç de Calders también alertan de la inseguridad que sienten en las instalaciones y también en sus accesos. Para la estación piden más vigilancia y para los entornos destacan especialmente el oscuro paso subterráneo para acceder a la zona ferroviaria.

Los usuarios del tren también reclaman más seguridad en la estación de El Vendrell, en el núcleo histórico. En esta también se han producido diferentes situaciones de tensión por enfrentamientos y riobos, por lo que se reclama más vigilancia en la zona.

Temas

Comentarios

Lea También