Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

BCN World podrá tener edificios de hasta noventa metros de altura

El plan director urbanístico del CRT marca que en ningún caso podrán superar la cota de Shambhala
Whatsapp
La primera reunión de la comisión de seguimiento tuvo lugar ayer en la delegación del Govern. Foto: Lluís Milián

La primera reunión de la comisión de seguimiento tuvo lugar ayer en la delegación del Govern. Foto: Lluís Milián

Los edificios del macrocomplejo de turismo, ocio y juego previsto en el Centre Recreatiu de Turisme i Oci (CRT) de Salou y Vila-seca podrán tener 25 plantas y una altura máxima de 90 metros. Eso sí, en ningún caso podrán superar la cota marcada por la montaña rusa de PortAventura Shambhala, que mide 76 metros. «El desnivel del terreno provocará que haya edificios que arranquen desde un punto más bajo que otros», explica Damià Calvet, director del Institut Català del Sòl (Incasòl). Ésta es una de las novedades del plan director urbanístico (PDU) que ha redactado el Govern y que, previsiblemente, será aprobado de manera inicial en marzo. Supone una variación considerable respecto al plan vigente, que contempla un tope de altura de cuatro plantas.

El macrocomplejo está previsto en una superficie de algo más de 101 hectáreas, en el terreno más próximo a la autovía C-31B. Allí se ubicarán los complejos turísticos integrados, con un máximo de seis casinos, hoteles, comercios, teatros, un centro de convenciones y congresos y aparcamientos. «Será un espacio único al que los operadores optarán en función de sus necesidades», afirma Calvet. El Govern estima que los costes de urbanización de este sector ascenderán a 200 millones de euros, repartidos entre viales, zonas verdes, dotación de servicios o actuaciones sobre la red viaria.

 

Calificación múltiple

Fuera de este ámbito, el plan director urbanístico fija 283.000 metros cuadrados de uso estrictamente residencial y otros 218.000 con calificación turístico-residencial. «Queremos orientar el CRT a usos turísticos, por ello estamos dibujando y negociando aprobar, como máximo, los mismos metros cuadrados residenciales que hay en el plan vigente –386.000– y que el resto quede como hotelero», subraya el director del Incasòl. El planteamiento actual permite 2.477 viviendas.

Calvet y el director general de Ordenació del Territori i Urbanisme de la Generalitat, Agustí Serra, presentaron ayer por la tarde esta propuesta en la sede de la delegación del Govern en Tarragona. Fue durante la constitución de la comisión de seguimiento del PDU del Centre Recreatiu i Turístic de Salou y Vila-seca, creada en cumplimiento de la moción aprobada en enero por el Parlament de Catalunya. Está formada por representantes de todos los grupos políticos parlamentarios, la Universitat Rovira i Virgili (URV) y los colegios profesionales de arquitectos, ingenieros industriales e ingenieros de caminos, canales y puertos.

También integra una amplia representación del tejido económico, empresarial y turístico de la provincia de Tarragona: las asociaciones hoteleras y de empresarios de hostelería, la Autoritat Portuària de Tarragona, las cámaras de comercio de Tarragona y Reus, Pimec, la Associació Empresarial Química de Tarragona (AEQT) y sindicatos. A la reunión también asistieron los alcaldes de Salou y Vila-seca, Pere Granados y Josep Poblet.

Con esta comisión, el Govern asegura que pretende «constituir un ente de concertación con agentes económicos y sociales del territorio para acordar el planeamiento que debe permitir la implantación en Catalunya de un complejo turístico de referencia internacional».

En esta primera reunión, los representantes de la Generalitat entregaron a los asistentes toda la documentación relativa a la tramitación del PDU, incluido el contrato de opción de compra el Govern y La Caixa –la entidad financiera es propietaria de los terrenos donde está previsto BCN World–. Fue la primera vez que el Govern plasmó en imágenes su proyecto. Hasta ahora, las únicas referencias mostradas eran las difundidas por Veremonte, promotor inicial del macroproyecto y que ahora es un mero operador más.

 

Una segunda fase valorativa

Precisamente, Veremonte es uno de los cuatro grupos que optan a las licencias de casino tras superar la primera fase del concurso público. Los otros tres son Grup Peralada, Melco y Hard Rock. La segunda fase se abrirá una vez esté aprobado el PDU de manera definitiva, previsiblemente en julio. «La segunda fase será valorativa e incluirá, entre otras cosas, los proyectos turísticos y los fondos que deben revertir en el territorio y en la sociedad», apuntan desde el Govern.

De manera paralela a la tramitación del PDU, representantes de la Generalitat han mantenido reuniones con estos operadores para informarles del estado y los calendarios del plan urbanístico y para intercambiar impresiones. La voluntad del Govern es aprobarlo de manera definitiva en julio para conceder las licencias entre finales de este año y principios de 2016. Serán los adjudicatarios los que deberán adquirir finalmente los terrenos, por un importe total de 110 millones de euros.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También