Más de Cultura

Ben Marcus debuta en solitario con el EP ‘Reflexión’

El cantante y compositor tarraconense presenta este sábado su nuevo material en Altafulla, en un concierto en formato acústico

Javier Díaz Plaza

Whatsapp
Ben Marcus construye con su música «un universo que viaja entre lo autóctono y lo comsopolita». FOTO: gloria limontes

Ben Marcus construye con su música «un universo que viaja entre lo autóctono y lo comsopolita». FOTO: gloria limontes

Ben Marcus llegó a Tarragona en 1998 con apenas lo puesto, pero con la ilusión de vivir su primera experiencia vital fuera de Valencia, donde se crio –nació en Alcoy–. Se instaló con su novia en un piso de alquiler en Reus, que compartían con otros cuatro chicos, y empezó a trabajar en una fábrica de vidrio de Montblanc donde se hacían botellas de cava. «Era como una mina: me llenaba de grasa hasta las cejas, había mucho ruido y parecía que estábamos a ochenta grados. Cuando lo recuerdo pienso ‘¿dónde me metí?’, pero estaba contento porque me permitió independizarme y arrancar mis proyectos personales», comenta. Uno de ellos era estudiar. Marcus se licenció en Ingeniería Informática en la Universitat Rovira i Virgili.

Su gran pasión es la música. Asegura que también fue su primer amor. Conserva una importante colección de casetes, CD y vinilos, sobre todo de grupos de rock españoles y americanos de los años 90. «Soñaba que algún día llenaría salas de conciertos», dice.  

Inició su carrera haciendo versiones de artistas a los que admiraba, como Bruce Springsteen, de quien se considera un «seguidor acérrimo». Y se curtió como vocalista de la formación grunge She’s Crazy, afincada en Girona, con la que grabó dos discos. Ahora va en solitario con una propuesta que se mueve entre el pop indie y el rock. En mayo lanzó el EP de tres temas Reflexión, un anticipo del que será su primer álbum de larga duración y que presentará este sábado (22.00 horas) en acústico en el Faristol de Altafulla. El aforo es limitado y hay que hacer reserva.

«Es un trabajo profundamente personal, creado con un sentido de urgencia y una necesidad catártica de expresión. Un proceso de renovación que transforma en notas musicales lo que no puedes guardar en silencio», afirma. Sus letras hablan de disociación, escapismo, soñar despierto, amor, ira, venganza, ansiedad, letargo, olvido o supervivencia. «Exploran las heridas colectivas de la humanidad y señalan al oyente los peligros a los que se enfrenta nuestra sociedad», explica.

Sin aminorar el ritmo

De su repertorio, por ejemplo,  Laberinto incide en que «la vida es una secuencia de carambolas»; Intacta inmadurez trata de que «no tenemos que dejar nunca de ser niños porque ser demasiado maduro es aburrido»; o Adicción, de que «la música es adictiva». 

El lanzamiento de su EP llega en «uno de los peores momentos de la industria musical». De hecho, las primeras sesiones de grabación en un pequeño estudio de Girona –donde reside ahora– se vieron empañadas por el inicio de la pandemia, en marzo de 2020, lo que retrasó el proyecto. No obstante, para Ben Marcus esta crisis no ha supuesto un obstáculo, pues para él la vida «no consiste en llegar rápido a la meta, sino en no dejar de correr ni aminorar el ritmo. El ritmo es lo de menos, lo esencial es cubrir las etapas y alcanzar la meta con los objetivos bien sellados».

Ya está trabajando en su disco y en septiembre iniciará una gira que empezará en Catalunya y  presumiblemente pasará por otros puntos de España, como Madrid o Valencia –está ultimando fechas–. «Estoy grabando ahora, pero no puedo esperar a tenerlo todo para empezar a presentarlo. Es cuestión de tiempos», concluye.

Temas

Comentarios

Lea También