Más de Costa

Botellón junto al nido de las tortugas de Calafell

Un grupo entra en la zona de hinchables y camas elásticas 

José M. Baselga

Whatsapp
El grupo accedió a las camas elásticas.

El grupo accedió a las camas elásticas.

Un grupo de jóvenes, algunos menores de edad, accedieron en la madrugada del viernes a la zona de inflables y colchonetas que hay en la playa de Calafell y causaron daños en el material. Según se ha explicado, además encendieron la iluminación de esa zona de juegos.

Dos patrullas de la Policía Local acudieron por las llamadas que recibieron de vecinos, pero el grupo salió corriendo. Sin embargo se dejaron unas bicicletas y cuando regresaron a por ellas pudieron ser identificados por los agentes que permanecieron en la zona. La policía también les pidió que recogiesen los restos del botellón que habían organizado.

La zona de hinchables está próxima al espacio donde desde hace más de un mes de manera ininterrumpida grupos de voluntarios custodian el nido de tortuga careta, una especie protegida. Según se ha explicado, el grupo que entró en la zona de juegos no afectó a la puesta.

Momento delicado
Es además un momento delicado para el nido ya que en cualquier instante podrían eclosionar los huevos. Por ello requiere de un mayor cuido y tranquilidad. La previsión es que las tortugas puedan nacer un plazo de diez días. De hecho el protocolo de custodia ha variado para intentar garantizar esa eclosión.

Sin embargo preocupa que en Calafell se sucedan los desórdenes y botellones en la playa y más porque desde la pasada madrugada el municipio ha salido del toque de queda que restringe la movilidad entre la una y las seis de la madrugada y que debe facilitar la acción policial para evitarlos.

Toque de queda
Según se ha explicado, el grupo de jóvenes venía desde la zona de Segur de Calafell por el paseo marítimo profiriendo gritos. Al llegar a la zona de juegos sobre la playa decidieron quedarse y entrar para subir a las camas elásticas. Sin embargo también hubo diferentes concentraciones en la playa y otros puntos del municipio con botellones.

La preocupación es que al quedar sin toque de queda Calafell pueda ser un punto de atracción para fiestas ya que Cunit y El Vendrell se mantiene esa restricción.  No obstante, pese a tener toque de queda, en esas localidades siguen las fiestas y botellones.

Temas

Comentarios

Lea También