Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cae la última terraza de Calafell

El derribo de la histórica construcción sobre la playa que acogió fiestas y bailes del Hotel Miramar ha comenzado a ser ejecutado. Esta semana ya no quedará nada de lo que fue un símbolo
Whatsapp
La terraza ya existía cuando el Hotel Miramar intentaba ganar plantas. Foto: Cedida-Recordem

La terraza ya existía cuando el Hotel Miramar intentaba ganar plantas. Foto: Cedida-Recordem

La última terraza que quedaba sobre la playa de Calafell acabará de ser demolida esta semana. A pesar de que la nueva Ley de Costas contempla la posibilidad de mantener estas estructuras y alargar el plazo de concesión, la histórica terraza ya comenzó a ser derribada hace unos días.

La terraza del hotel hoy Ramblas Miramar fue de las primeras que se construyó en la playa y tenía más de 60 años. Fue levantada incluso cuando el establecimiento hotelero sólo tenía dos alturas y durante décadas acogió bailes y fiestas para miles de turistas y visitantes.

Con las obras de remodelación del paseo marítimo, que se están ejecutando y podrían estar acabadas el próximo junio, la terraza estaba sentenciada. Precisamente ahora las obras se concentran en la zona de la terraza

Ya en junio de 2007 el entonces alcalde Jordi Sánchez (PSC)advertía que tanto la terraza como la cofradía de pescadores podían «entrar en crisis».

La cofradía se salvó

Mientras la cofradía de pescadores ha logrado salvarse por la presión popular y será un museo de interpretación del pasado marinero de la localidad, la terraza del Miramar ha comenzado a ser historia. Muchos vecinos han recordado en los últimos días los bailes que acogía cuando llegaron los primeros turistas extranjeros a Calafell.

Sin embargo, a pesar de que la terraza de obra desaparecerá, según ha podido saber el Diari, en su lugar se levantará un chiringuito que permita realizar las mismas actividades. Con esa condición los actuales gestores del Hotel Ramblas Miramar habrían aceptado a renunciar la posibilidad que les reconocía la Ley de Costas para solicitar la ampliación de la concesión e incluso ampliar instalaciones hasta un máximo de un máximo de 300 m2.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También