Calafell: Llévate lo que necesites

El Ayuntamiento impulsa una campaña para dar una segunda vida a mobiliario 

José M. Baselga

Whatsapp
Algunas piezas que podrán recogerse de forma gratuita.

Algunas piezas que podrán recogerse de forma gratuita.

En muchas ocasiones las baterías de contenedores de basura aparecen rodeados de todo tipo de muebles. Mesas, sillas, armarios, estanterías, somieres... 

Pese a que los municipios ofrecen servicios de recogida que son gratuitos, todavía hay quien al renovar el mobiliario de la saca el viejo a la calle. También hay quien recoge algunos de esos elementos, pero cuando pasa el camión de recogida, acaban en el vertedero.

Son muebles que en muchos casos están prácticamente nuevos y los más diestros plantean como restaurarlos y darles una segunda vida. Pero la gran mayoría acaban en vertederos.

El abandono de mobiliario en las calles es un problema que además de la mala imagen, encarece los servicios de recogida

El abandono de trastos es un problema para los municipios.

El Ayuntamiento de Calafell desde hace meses impulsa una iniciativa por la que los muebles que se recogen de la calle y que están en buen estado se guardaban con el objetivo que llevará a cabo del 22 al 28 de noviembre.

Todo ese mobiliario perfectamente aprovechable se mostrará en el puerto de Segur. Cualquier vecino podrá llevarse lo que quiera de manera totalmente gratuita.

La iniciativa busca dar una segunda vida a objetos con el consiguiente ahorro para quien lo necesite y el beneficio ambiental que supone la reutilización.

Material recuperado en Calafell.

El concejal de Ecología Urbana, Aron Marcos, señala que la intención es aprovechar un material que está en buen estado y concienciar a la población sobre la reducción de residuos.

Todo el material estará expuesto en el puerto de Segur del 22 al 28 de noviembre de 10.00 a 14.00 y de 15.00 a 19.00.

Una iniciativa similar la impulsó Cunit hace unos años con material electrónico y con pequeños electrodomésticos. En planta del parque medioambiental se realizaban las reparaciones necesarias y quien quisiese podía llevarse la pieza. El objetivo también era reducir la cantidad de residuos que tenían que llevarse al vertedero con el correspondiente coste.

La experiencia dejó de hacerse ya que eran pocos los vecinos que acudían a buscar material.

Temas

Comentarios

Lea También