Calafell cierra caminos para evitar vertidos ilegales

También pretende evitarse el expolio de lentisco

José M. Baselga

Whatsapp
El conocido Camí de la Rafaela ya se ha cerrado.

El conocido Camí de la Rafaela ya se ha cerrado.

Son caminos y pistas de fácil acceso porque lo que se pretende es que los vecinos puedan pasear o practicar deporte en entornos naturales de Calafell. Pero esa accesibilidad también la aprovechan algunos para entrar con coches y furgonetas y arrojar todo tipo de residuos.

El Ayuntamiento ha optado por cerrar los accesos rodados a esas pistas y que sólo tengan llave de las vallas los usuarios que deben entrar con coches al ser propietarios de fincas, agricultores y también tendrán copia los cazadores.

Cada pocos metros en esos caminos es fácil encontrar vertidos de todo tipo. Principalmente es material de derribo y restos de obras, pero también hay restos de poda, envases industriales y hasta placas de fibrocemento que deben tener un tratamiento especial en su eliminación ya que el amianto con el que está fabricado es cancerígeno en las partículas que se desprenden en la fragmentación de las placas.

Restos de placas de fibrocemento.

El concejal de Ecología Urbana, Arón Marcos, explica que la medida consideraba más efectiva es cerrar los caminos. Por un lado es una traba para quien pretenda entrar en vehículo sin estar autorizado, pero por otro facilita el poder denunciar al infractor que salte la prohibición.

6.000 euros en saneamiento
De momento se ha colocado una valla en el conocido como Camí de la Rafaela que va desde la depuradora de agua residuales a la cantera. Además de instalar ese cierre para vehículos se ha saneado toda zona con un coste de 6.000 euros.

Marcos se muestra indignado por la cantidad de residuos lanzados de manera incontrolada, algunos de ellos peligrosos como el amianto. «Además del riego y el impacto para el medio, supone un coste para las arcas municipales», señala el concejal. 

Sanear el camino ha costado 6.000 euros.

Al ser caminos alejados de núcleos urbanos es difícil tener un control para poder sancionar a los incívicos.

De momento se ha cerrado el camino de la Rafaela, pero el objetivo es extender la medida a otras pistas que se sabe que son muy frecuentadas y donde también suelen aparecer residuos.

Otro de los objetivos del cierre de pistas es dificultar el acceso a los grupos que acceden el bosque para recoger lentisco. Esas cuadrillas se adentran con furgonetas y además de los daños que causan al coger esa planta, acostumbran a encender fogatas para preparar el almuerzo, lo que supone un riesgo. El concejal señala que en diversas ocasiones esas fogatas han sido el origen de incendios.

Lentisco
Las cuadrillas de personas que recogen lentisco son un problema en muchos bosques de Catalunya. La planta tiene salida en el mercado de la flor ornamental y es muy demandada en países como Holanda ya que también se utiliza para elaborar barnices y perfumes.

Los agentes rurales acostumbran a decomisar grandes cantidades en furgonetas. El Ayuntamiento de Calafell impulsará una medida para aprovechar el lentisco arrancado. El objetivo es extender largas cuerdas sumergidas en el mar con el material decomisado ya que se ha comprobado en experiencias en la costa de Girona que en esos tendidos acostumbran a buscar refugio y depositar sus huevos las sepias.

Temas relacionados:

Calafell destinará el lentisco decomisado para la reproducción de sepias

El expolio del lentisco es un problema para sostenibilidad de los bosques. La planta ese esencial para asentar biodiversidad, pero su apreciación en el mercado hace que cuadrillas de personas se lancen a los bosques para arrancar toneladas de lentisco. Las administraciones impulsan campañas para evitar ese saqueo y Mossos y policías locales logran decomisar toneladas de lentisco.

Temas

Comentarios

Lea También