Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Calafell empieza a cortar el agua en casas okupadas

El primer plan de acción contempla un centenar de sellados de empalmes ilegales

José M. Baselga

Whatsapp
Los cortes se hacen acompañados por la Policía Local.

Los cortes se hacen acompañados por la Policía Local.

El Ayuntamiento de Calafell ha comenzado a sellar las conexiones de agua ilegales a la red general hechas en casas okupadas en la zona de Segur de Dalt.

En la mañana de este miércoles equipos de la empresa de aguas Sorea, acompañados por la Policía Local, han sellado por lo menos tres conexiones en la calle Marca Hispánica.

La travesía es una de las que se han detectado más empalmes a la red de aguas. Sólo en Marca Hispánica se sellarán una veintena de enganches. En la calle Gómez de Orbaneja serán una decena. En total hay previstos un centenar de cortes en una primera fase para dejar sin agua a casas okupadas.

Para sellar la conexión se tiene que abrir la acera.

La acción ha comenzado por viviendas unifamiliares donde la policía había detectado okupaciones delincuenciales o de modus vivendi. Desde el Ayuntamiento explican que ninguno de los cortes se hace en casas en las que sus residentes estén en el circuito de Servicios Sociales.

Para los cortes se ha levantando la acera ya que el tapón se pone en el la canalización principal. Para volver a engancharse debería volver a reventarse la acera y retirar el tapón que se coloca. También se corta el tubo de la red general a la finca.

Bloques
El Ayuntamiento de Calafell ya anunció una acción de sellado de pinchazos de agua. Ha comenzado por casas unifamiliares ya que es más fácil bloquear el empalme, pero la actuación seguirá en bloques de pisos que están totalmente okupados y donde el empalme se ha hecho en el interior del inmueble.

Los cortes se hacen con acompañamiento de la Policía Local para evitar que los okupas pudiesen enfrentarse a los operarios. En los cortes realizados esta mañana en ninguna de las casas había personas. 

La acción ha comenzado en casas unifamiliares.

Por algunas de las casas los okupas pagaron 500 euros a otros que las habían okupado anteriormente y que habían hecho la conexión de agua a la tubería general. En otras abonaron hasta 1.500 euros.

Vecinos de la calle donde se han realizado los sellados de agua explican que hay okupas que no dan ningún problema y otros conflictivos por ruidos y desórdenes. Incluso han tenido enfrentamientos con ellos.

De hecho para elaborar la lista de las casas en las que se cortará el agua también se ha tenido en cuenta las intervenciones que ha realizado la Policía Local por quejas de los vecinos. 


El alcalde de Calafell, Ramon Ferré, ya explicó la actuación contra las okupaciones conflictivas. Señala que no hay problema con las familias que han tenido que entrar en una propiedad por haber perdido su casa, «pero no se iba a permitir la okupación que genera problemas o que incluso es por periodos vacacionales y tienen la casa okupada como segunda residencia y con piscina».

En los próximos días seguirán los cortes de agua. La Policía hará un seguimiento para intentar  ver los movimientos de los okupas que puedan dejar las casas debido a la falta de agua. El Ayuntamiento ya cerró fuentes públicas para evitar que pudiese usarse como lugar de aseo.

Noticias relacionadas:

Calafell pretende expulsar a los 'okupas vacacionales'

Son casas unifamiliares, la mayoría propiedad de bancos que pasaron a las entidades porque los promotores no pudieron venderlas ni hacer frente los prestamos. Cerca de la playa y en muchos casos con piscina. Muy tentadoras como una segunda residencia okupa.

Calafell corta el agua de fuentes para evitar que se bañen okupas

El Ayuntamiento de Calafell ha cortado el suministro de agua en diferentes fuentes públicas con el argumento de evitar que haya personas que se bañen y limpien la ropa en ellas.

Temas

Comentarios

Lea También